Este martes, 28 de octubre, el Colegio de Médicos ha acogido una conferencia que hay versado sobre la mediación en el ámbito sanitario. Se ha tratado de una charla dirigida principalmente a los médicos salmantinos con el objetivo de incrementar su formación curricular. En primer término, cabe reseñar por lo destacado en la conferencia que la figura del mediador y su legislación son elementos claves para encontrar una solución dialogada y que satisface a los intereses comunes de las partes en un conflicto.

 

En la charla intervinieron Jesús Arcaya, doctor especialista en Neurología en el Hospital Clínico de Salamanca y presidente del sindicato de médicos CESM; Francisco Antonio Jiménez, director del Instituto Superior de Derecho y Empresa; y Carlos María Cabrerizo, jurista y funcionario del Cuerpo Superior del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

 

Francisco Antonio Jiménez, también delegado provincial de la Asociación Española de Mediación, ha anunciado que la ciudad de Salamanca será la primera en Castilla y León en acoger el curso de formación para estos nuevos profesionales implantándose así la figura del mediador sanitario en la región. Deseo, éste, también del consejero de Sanidad de la Junta, Antonio María Sáez. “La mediación sanitaria es un modelo que en principio ha surgido con motivo de una directiva comunitaria de 2008 y esa directiva ha sido desarrollada por la Ley de Mediación en asuntos civiles y mercantiles. A raíz de esa Ley se puede desarrollar en España lo que es la mediación civil en lo que es el ámbito sanitario y de la salud. Para ser mediador en este ámbito se requiere ser licenciado, grado, diplomado o FP de grado superior y tener un curso de formación específica en mediación sanitaria. Curso que solo puede ser impartido por una entidad de mediación reconocida por el ministerio de Justicia y que tenga los contenidos acordes a la ley de mediación y al reglamento que la desarrolla”, explica Jiménez.

 

En cuanto a los retos que hay por delante en este ámbito se encuentra la solución de conflictos entre los profesionales de la sanidad y entre profesionales y terceros como pueden ser los pacientes. Entre los más comunes, como finalmente ha recordado el delegado provincial de la Asociación Española de Mediación, “están los errores médicos, listas de espera, la pérdida de documentación médica, conflictos entre médicos y enfermeros, problemas con la gerencia del hospital, etcétera”. Por último, ha recordado la importancia de la figura del mediador como agente imparcial y profesional homologado ya que si no su actividad se consideraría totalmente nula.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído