Salamanca tuvo un saldo migratorio exterior negativo durante 2015. Los salmantinos que se marcharon fuera de España fueron más que los inmigrantes que recibió la provincia en el mismo periodo de tiempo. En concreto, en este apartado, se perdieron durante el año pasado un total de 239, que fue más acusado en el caso de la Unión Europea, donde la diferencia fue de 377.

De hecho, en este último apartado, fueron 748 los salmantinos que se marcharon a cualquier otro país perteneciente a la UE por los 371 que recibió de estos países. En el grupo de edad en el que más diferencia hubo fue en el de 30 a 34 años en el que el saldo fue en 131 negativo, seguido de los comprendidos entre los 35 y los 39 años, 85 negativo, y los que entran dentro de los 25 a los 29 años, 79 negativo.

Sí llegaron más familias jóvenes con hijos pequeños, cuyo aumento fue de quince haciendo la diferencia, mientras que también creció en ocho entre los 15 y los 19 años. A partir de los 60 y hasta los 94 años el saldo sí fue positivo, aunque solo en siete personas. En lo que respecta al resto de Europa, son cuatro personas los que en 2015 llegaron más que se fueron a estos países. En concreto, 60 los que llegaron y 54 los que se fueron a algún país europeo que no entra dentro de la Unión Europea.

El flujo emigratorio e inmigratorio sí es favorable en Salamanca en el caso de los países de Asia, Centroamérica, Sudamérica y, sobre todo, de África. En el primer caso, la diferencia en 2015 fue positiva en 25 gracias a los 95 que llegaron, especialmente en este caso los correspondientes entre los 20 y 24 años, que supusieron un saldo positivo de 46 personas. Lo mismo ocurre en Sudamérica, con 43 de los 65 que suponen el total.

Más repartido está en el caso de África y Centroamérica. En cuanto al continente al sur de Europa, aumentó el número de personas que llegaron con respecto a las que se fueron en todos los grupos de edad más jóvenes hasta los 39 años, mientras que en Centroamérica ocurrió lo mismo hasta los 29. En ambos casos, ningún grupo de edad destaca especialmente sobre otros.

Las estadísticas muestran, sin embargo, que este saldo positivo se convierte posteriormente en negativo cuando los que llegan procedentes de otros países acaban yéndose a otras ciudades de España. Esto es lo que demuestran los datos del INE en cuanto a saldo migratorio interior y no exterior, como es el caso.

Además de todo lo anterior, este saldo también fue negativo en el caso de América del Norte, en 68 personas, y de Oceanía, en 13. Curioso es este último caso ya que ese número, 13, corresponde a los salmantinos que se embarcaron en una nueva historia en las antípodas por ningún oceánico que cambio su continente por Salamanca. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído