Con el verano llegan las ganas de refrescarse y, a falta de mar, en Salamanca, bueno es el río, aunque para catarlo haya que desplazarse lejos de la capital. Y es que, a pesar de que los salmantinos se agolpen en diferentes playas fluviales, solo el Puente del Congosto tiene una zona de baño permitida por la Junta de Castilla y León. En el resto se puede tomar el sol pero no bañarse debido a que las condiciones son insalubres.

Esta única zona de baño en la provincia convierte a Salamanca en la menos refrescante de toda la región junto con Valladolid y Segovia, que cuenta también con solo una. En el primer caso es en la propia capital, en el río Pisuerga, mientras que en el segundo, también hay que desplazarse hasta Maderuelo hasta el embalse Linares del Arroyo.

En el otro extremo se encuentran Ávila y León que, con siete zonas de baño, tienen dónde elegir. Sin embargo, estas dos provincias cuentan con el insuficiente por parte de la Agencia Europea de Medio Ambiente en varias de sus zonas. En la provincia abulense, de hecho, solo una estaría calificada como buena, mientras que las otras seis serían de mala calidad e, incluso, en cuatro, el agua no estuvo apta para el baño ninguna semana de 2015. Lo mismo ocurre en el río Cúa en Vega de Espinareda, en León o en el río Arlanzón a su paso por Burgos.

La zona de baño del Puente del Congosto, por su parte, ha recibido la calificación de buena, un peldaño por debajo de la excelencia que también otorga la AEMA, y los bañistas pudieron disfrutarla durante todo  el verano en el 2015, en el periodo que marca la Junta de Castilla y León que comprende desde el 15 de junio hasta el 15 de septiembre.

En las otras provincias del norte de la comunidad, Burgos y Palencia, su población puede disfrutar de dos zonas de baño en cada lugar, mientras que en Soria se cuenta con cuatro y en Zamora, con cinco, aunque el lago de Sanabria ofrece varias opciones a los zamoranos.

Otras zonas no legales

Son muchas las zonas que los salmantinos utilizan en verano para pasar los días de más calor de una manera más refrescante, aunque estos no gocen del visto bueno de las autoridades por la insalubridad y peligro del agua. En la capital, el sitio más famoso es el de La Aldehuela, donde varias generaciones de bañistas han pasado sus tardes de verano refrescándose. También la zona conocida como la de La Ponderosa, a escasos kilómetros de la capital dirección Madrid.

Para los salmantinos alejados de la capital también hay otras playas que han venido siendo frecuentadas. En Béjar, la Peña del río Cuerpo de Hombre es un lugar utilizado, mientras que en la comarca de Guijuelo o de Alba de Tormes también tienen sus playas particulares. En Aldeadávila está, además, la playa del Rostro, donde un barco permite surcar el Duero, además de los municipios de Sotoserrano o Herguijuela de la Sierra.

Ciudad Rodrigo, por otro lado, también tiene varias zonas como la de Los Cañitos, La Alameda Vieja o el Picón junto a la fábrica de harinas de La Concha, todas ellas sin la autorización pertinente. De hecho, en la zona de la Pesquera el verano pasado falleció un joven que recordó otro trágico incidente similar durante 2013 cuando un vecino de la localidad sufrió un desmayo fatal. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído