La empresa de recursos humanos Randstad ha analizado las oportunidades que brindan los contratos de duración determinada como paso hacia la estabilidad en la carrera laboral de los profesionales. Para ello, ha estudiado la evolución de los contratos temporales convertidos en indefinidos, a partir de datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. 

El estudio detecta que existe una relación entre los contratos temporales como puente hacia un empleo fijo. Entre los meses de enero y octubre se han convertido en indefinidos 2.056 contratos temporales en la provincia de Salamanca, lo que supone un incremento de casi el 30% respecto al mismo periodo de 2014, el doble que la media nacional. Este dato supone la cifra más alta desde 2009, sólo superado por Valladolid, Zamora, Logroño, Guipúzcoa, Guadalajara y Mallorca.

Uno de los aspectos más positivos del incremento del volumen de contratos convertidos en indefinidos es que se ha dado en todo el territorio nacional, con la única excepción de Cantabria. De hecho, salvo esta región y Galicia, el resto de comunidades autónomas han aumentado sus conversiones durante el último año por encima de los dos dígitos.

Otro de los factores analizados hace referencia al tipo de jornada que realizan los profesionales. De esta manera, el informe de Randstad pone de manifiesto que, de los contratos convertidos en indefinidos hasta el momento, 1.171 corresponden a trabajadores a jornada completa; 811 a empleados a tiempo parcial; y 74 a fijos discontinuos. 

Cabe destacar, además, que la variación experimentada por cada uno de ellos ha sido diferente. El mayor crecimiento se ha dado entre los profesionales que contaban con contratos fijos discontinuos, con un incremento del 35% respecto a 2014. La segunda variación más pronunciada, del 19%, ha sido entre los profesionales que realizan jornada completa. Las conversiones de contratos con jornada parcial han aumentado en menor medida, un 6%.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído