El pregón de las Ferias y Fiestas de Salamanca de este año es un reconocimiento a todas las personas que luchan contra el cáncer en la capital charra, uno de los principales focos de investigación del país. Así lo ha puesto de manifiesto el representante de todos ellos, Juan Jesús Cruz, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital de Salamanca y presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica, quien, desde el balcón del Ayuntamiento, manifestó que "Salamanca es uno de los focos del progreso de la ciencia médica".

Cruz fue presentado por la presidenta provincial de la Asociación Contra el Cáncer, Inmaculada Rodríguez, quien definió al pregonero como "un hombre que disfruta con su trabajo,  que tiene sanas costumbres, que se relaja caminando por Salamanca con un grupo de buenos amigos, a los que yo llamo los andarines, que disfruta con su familia todo el tiempo que sus ocupaciones, que no son pocas, le permiten".

Salamanca, ciudad abierta y acogedora 

 

Juan Jesús Cruz ha querido aprovechar el pregón para agradecer la labor de todos los enfermeros y médicos que hacen avanzar la medicina y prestan su ayuda, así como a investigadores y universitarios. Ha destacado la universidad especialmente, como foco de enseñanza y aprendizaje continuo, vital para servir a la ciencia en su búsqueda por una cura para el cáncer. "Salamanca ha sido punto de encuentro y seguirá siéndolo, es una marca de distinción. La investigación es fundamental, y pese a las dificultades económicas, hay que seguir apostando", ha declarado Juan Jesús Cruz.

Pero también ensalzó a Salamanca como ciudad abierta. "Yo soy de Plasencia y como todos los cacereños de mi generación que queríamos estudiar Medicina u otras carreras universitarias veníamos a Salamanca.Llegábamos en un tren de carbón que no sabía de prisas en un viaje de cuatro horas que se llenaba al inicio de cada nuevo curso y tras las vacaciones. Salíamos por primera vez de casa hacia una ciudad cercana pero distante. Tan cerca pero tan lejos como para escribir todavía cartas a los padres y una vez por semana llamar por teléfono en costosa conferencia. Para un joven de diecisiete años Salamanca significaba la libertad. La residencia universitaria Chaminade fue mi primer hogar, situada donde estaba el Sanatorio Población, en la calle Las Heras".

Y es que, según concluyó, "Salamanca no pone puertas al campo, te integra y te acogeporque a los que hemos nacido en otros lugares nos permite ser unos salmantinos más sin renunciar a nuestras raíces. Para mí y mi mujer, como para otras muchísimas parejas, esta ciudad fue punto de encuentro, nos permitió, formar una familia que, con el tiempo, se ha convertido en una pequeña gran familia. Mis hijos son salmantinos, el mayor casado con una salmantina y el pequeño a punto de hacerlo con otra charra, y mis dos nietas, también son charrinas. Salamanca sigue siendo ese punto de encuentro y su Universidad la puerta de entrada para muchos jóvenes, como esta Plaza Mayor es también la puerta de entrada para los salmantinos". 

Chupinazo

Tras el pregón, el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, dedicó unas palabras a Juan Jesús Cruz, "un gran profesional por talento, por esfuerzo y por capacidad, pero también porque es una gran persona que se preocupa, se alegra y sufre con sus pacientes y con los equipos humanos a los que dirige", y añadió: "Es el ejemplo de que no hay que tener miedo a competir porque a lo único que debemos temer es a la mediocridad y tú eres la excelencia. Que no hay que tener miedo a salir de Salamanca porque cuando somos una ciudad abierta somos también más competitivos, nos mejoramos y superamos las dificultades". A continuación se lanzó el chupinazo oficial de las Ferias y Fiestas de Salamanca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído