Castilla y León perdió un total de 3.621 autónomos durante 2012 respecto a la cifra del año anterior, lo que supone un descenso del 1,8 por ciento, por encima de la media nacional situada en el 1,5 por ciento y 44.519 trabajadores por cuenta propia menos. Una cifra preocupante para un año nefasto, según la presidenta regional de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Soraya Mayo.

Por detrás de Ávila se sitúan las provincias de Valladolid con una pérdida del 2,4 por ciento y 899 autónomos menos; Palencia con una bajada del 2,2 por ciento y 316 autónomos menos; León y Zamora con un descenso del 1,8 por ciento y 703 y 326 autónomos menos respectivamente; Segovia y Soria con una bajada de 1,4 por ciento y 201 y 116 trabajadores por cuenta propia menos repectivamente; Burgos con un descenso del 1,1 por ciento y 326 autónomos menos; y Salamanca que fue la provincia menos perjudicada con un descenso del 0,9 por ciento y 239 autónomos menos. Por sectores, la construcción fue el ámbito en el que se perdieron un mayor número de trabajadores por cuenta propia.

La organización de trabajadores por cuenta propia pide la implicación de las administraciones de carácter local en cuanto al fomento del emprendimiento desde la educación y el impulso desde las diputaciones del empleo en el medio rural para combatir la despoblación, aunque trascienda de sus competencias. A los ayuntamientos, la representante de los autónomos de la región, reclamó una mayor facilidad en cuanto a los trámites para la creación de empresas y reprobó el aumento de tasas.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído