La empresa de recursos humanos Randstad ha realizado un estudio sobre la movilidad laboral interprovincial de los trabajadores. Para ello, ha analizado los datos publicados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) correspondientes al año pasado, que comparados con el año 2014 vuelven a dejar a Salamanca en mal lugar.

En concreto, el año pasado llegaron a la provincia charra 12.361 personas con un contrato de trabajo. Sin embargo, se marcharon 18.050 para ganarse un sueldo en otras provincias de España. Es decir, que la movilidad laboral deja un saldo negativo de 5.689 personas en Salamanca. Y aunque en Valladolid, León y Burgos hay en torno a 7.000 trabajadores de saldo negativo, su población y mercado laboral es mayor, por lo que Salamanca tiene los peores datos porcentuales de Castilla y León.

El informe de Randstad revela que los contratos que implican movilidad laboral han alcanzado en 2015 la cifra más alta de todo este siglo XXI en España. Además, durante 2015 la tasa de movilidad se situó en el 12,8%, medio punto porcentual por encima de la registrada el año anterior. Desde 2007, exceptuando la cifra de 2012 (11,5%), la tasa de movilidad siempre ha superado el 12% del total.   

Agricultura, el sector que mayor tasa de movilidad registra 

Uno de los factores principales que analiza este informe es el sector de actividad en el que el profesional desempeña su trabajo. En este sentido, agricultura es el que mayor tasa de movilidad registra. Uno de cada cinco contratos firmados en agricultura supone el desplazamiento del profesional a otra provincia. Concretamente, el 21% del total de contrataciones de este tipo. Construcción se sitúa en la segunda posición, con un 15% de tasa de movilidad. Le siguen servicios, con un 11%; e industria, con un 9%. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el total de contratos de movilidad firmados en 2015, donde destaca que el 60% se han registrado en el sector servicios. Respecto al año anterior, industria es el sector que mayor crecimiento ha experimentado de este tipo de contratos, con 0,7 puntos porcentuales, seguido de servicios, que ha aumentado medio punto porcentual. Construcción se mantiene en el mismo nivel e industria desciende un punto porcentual. 

Madrid y Barcelona, las dos provincias que más trabajadores reciben 

La región donde se encuentra el trabajador es determinante a la hora de acceder al mercado de trabajo, ya que hay dos tipos de provincias, emisoras o receptoras de trabajadores. Las receptoras son aquellas que reciben más profesionales de los que se marchan a trabajar a otra provincia; mientras que las emisoras son aquellas regiones de las que salen más trabajadores de los que entran. 

Actualmente, las principales provincias receptoras de empleados son Madrid y Barcelona. Ambas tienen un saldo positivo de 206.163 y 55.520 trabajadores respectivamente. Le siguen Baleares (39.717), Murcia (25.013) y Álava (21.757). En España hay dieciséis provincias receptoras. 

En el lado contrario, se sitúan Cádiz y Toledo, con saldos negativos de 46.901 y 41.577 trabajadores respectivamente. Después, se sitúan Sevilla (-22.671), Pontevedra (-22.671) Tarragona (-22.102), Alicante (-20.698) y Ciudad Real (-20.046).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído