La Consejería de Sanidad ultima un plan de reordenación de recursos humanos para impulsar la jubilación progresiva de los profesionales mayores de 65 años. La medida busca rejuvenecer las plantillas y fijar algunos ahorros para las arcas de Sacyl, sin menoscabar la calida de la prestación actual. Así figura en la ‘Estrategia para la eficiencia de gestión de la santidad pública’ que centrará buena parte de las políticas que desarrollará la Consejería a lo largo de la presente legislatura, y que también incluye un mayor control de compras, reducción de la estructura administrativa, cambios en la gestión y mayor integración entre Atención Primaria y Especializada, según avanzó el responsable de este departamento, Antonio María Sáez Aguado, en ‘Los desayunos de Ical’.
 
El consejero precisó que el plan de jubilaciones tendrá carácter voluntario. Se lo presentará en las próximas semanas a los sindicatos, con el fin de perfilar la propuesta y acotarla, también, en función de los centros. En todo momento, afirmó que se velará para que el sistema siga funcionando con la calidad actual y descartó que se vaya a plantear una política de prejubilaciones. No obstante, sí se prevén ajustes en algunos servicios donde las plantillas puedan encontrarse dimensionadas. Según los últimos datos que maneja el Ministerio de Sanidad, la tasa de especialistas en Atención Primaria y Especializada se encuentra en un 42 por ciento por encima de la media de España, y la de enfermería, en un 32 por ciento. 
 
Este plan se suma a la reordenación de recursos humanos del mapa de Atención Primaria, que cuenta con el denominador común de la eficiencia, pero que difiere en que no implicará una disminución de recursos. De hecho, explicó, responde a criterios de racionalización y mejora de la eficiencia y funcionamiento de este nivel asistencial, y garantizará la atención que se presta en los centros de salud, consultorios locales y en el domicilio en la frecuencia, intensidad y calidad actual. 
 
Esta reordenación, la segunda que acomete la Junta desde que asumió las competencias en Sanidad, pretende homogeneizar la carga asistencial de los profesionales de Atención Primaria, sobre todo en el ámbito urbano, ya que hay médicos que tienen asignadas hasta 1.700 tarjetas y otros del rural, tan sólo 300. Afectará a 194 profesionales (118 médicos y 76 enfermeras) en dos fases.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído