Los datos del paro publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social correspondientes a octubre confirman el desplome de un sector servicios, clave en la economía salmantina, que ha duplicado su número de parados desde el inicio de la crisis. En septiembre de 2008, cuando se produjo la quiebra de grandes bancos mundiales y su posterior onda expansiva, el sector servicios acumulaba 11.265 parados en la provincia de Salamanca. Cinco años después son 23.518. Y es que durante el último año hay 1.166 desempleados más en este sector, es decir, que se destruyó un empleo cada ocho horas.
 
Pese a que las contrataciones estivales redujeron el desempleo entre mayo y julio, ya a finales de verano se incrementaron los parados en un centenar. Septiembre puso de manifiesto este escaso efecto en las contrataciones de verano, con 1.236 parados más en el sector servicios, confirmado con otros 958 parados en octubre. Y es que antes de la crisis tanto la hostelería como el comercio generaban puestos de trabajo entre marzo y septiembre, manteniéndolos durante el resto del año. Ahora se destruyen a marchas forzadas en otoño e invierno, sólo produciéndose contrataciones entre mayo y julio, apenas tres meses.
 
La provincia charra se caracteriza por el turismo, sobre todo tras el pinchazo de burbuja inmobiliaria, como fuente de riqueza y creación de empleo, pero la crisis pasa factura al bolsillo de los españoles y son necesarios menos trabajadores. Así, la hostelería y el comercio ya no tienen capacidad para absorber desempleados de otros sectores y pierden fuelle respecto a años anteriores, generando escasos empleos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído