Los datos del paro publicados este martes por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social ponen de manifiesto un grave problema en la economía de Salamanca: el sector servicios ya no genera empleo. La provincia charra se caracteriza por el turismo, sobre todo tras el pinchazo de burbuja inmobiliaria, como fuente de riqueza y creación de empleo, pero la crisis pasa factura al bolsillo de los españoles y, con menos visitas, son necesarios menos trabajadores. Así, la hostelería y el comercio ya no tienen capacidad para absorber desempleados de otros sectores y pierden fuelle respecto a años anteriores, generando escasos empleos.
 
La última Encuesta de Población Activa (EPA) mostraba que el sector servicios ha perdido 4.300 trabajadores durante el último año en Salamanca. Los datos publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social vienen a corroborarlo y agrandan la brecha, pues noviembre concluyó con 22.423 parados, 4.780 más que el año pasado, lo que supone que las listas del paro suman cada día trece nuevos parados del sector servicios. De esta forma, son siete mil parados más en el sector desde que comenzó la crisis y actualmente suponen ya dos terceras partes del total de desempleados de la provincia de Salamanca, cuatro veces más que la construcción.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído