Los datos del paro publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social han puesto de manifiesto durante los últimos dos años, mes tras mes, un grave problema en la economía de Salamanca: la pérdida de miles de empleos en el sector servicios. Tónica que se rompió durante el último periodo navideño, propiciando un incremento de la contratación y por tanto la reducción de parados, según mostraba la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre. Febrero fue un espejismo y en marzo se han vuelto a registrar más parados que hace un año en el sector servicios. 

Así, en la actualidad hay 23.100 parados en hostelería y comercio, una decena más que hace un año y todavía el doble que al inicio de la crisis. En cambio, la agricultura registra una veintena menos (1.128 en total), la industria 230 (2.828), la construcción 860 (4.931) e incluso hay menos parados sin empleo anterior menos (4.005 en total).

La provincia charra se caracteriza por el turismo, sobre todo tras el pinchazo de burbuja inmobiliaria, como fuente de riqueza y creación de empleo. Pero el sector servicios perdía más fuelle en la temporada baja del que lograba recuperar en los mejores meses para recibir visitas. Y eso que 2013 se cerró con las segundas mejores cifras de turistas de la historia en la provincia y las mejores en la capital. Pero los visitantes de Salamanca todavía no tienen el bolsillo para excesivos gastos y el sector no se arriesga a contratar más personal. Una situación que se repite en el comercio, con una mayor disposición al gasto pero sin despegar para mejorar las cuentas de los negocios.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído