El dinero en efectivo se impone en las compras de vivienda. El recelo de los bancos a financiar la adquisición de una casa ha provocado que ya solo cuatro de cada diez compradores recurran a las hipotecas en Castilla y León, la vía más habitual en los años de la 'burbuja' inmobiliaria. Su estallido y las dificultades del sistema financiero han impuesto otras alternativas entre los particulares, como el pago en efectivo o el alquiler con opción a compra, si bien sólo algunas empresas se están atreviendo a realizar compraventas.

Según informa Ical, cada vez son menos los ciudadanos que se atreven a dar el paso de comprar una vivienda, aunque en la recta final del año el mercado se ha recuperado gracias al incentivo que suponía el fin de los beneficios fiscales y la subida del IVA. Con todo, ya son menos los compradores que recurren a una hipoteca, que los que echan mano de sus ahorros o buscan otra vía para comprar una vivienda.

Mientras en 2007 eran más los que financiaban con un préstamo hipotecario la adquisición de su vivienda, en 2012 solo un tercio de las compras se utilizó este producto bancario. Según los datos que maneja el Consejo General del Notariado, en los nueve primeros meses del pasado año los bancos concedieron en la provincia de Salamanca 267 préstamos para adquirir 693 viviendas. Por el contrario, cinco años antes las entidades financieras sí adelantaron a los ciudadanos el dinero para adquirir más de la mitad de las viviendas que se compraron. Este porcentaje se ha ido reduciendo paulatinamente, ya que durante 2007 y 2008 se mantuvo cercano al 60 por ciento

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído