Al pulsar un interruptor, la bombilla se enciende. Lo que no resulta tan fácil de entender es el precio que se paga por iluminar una casa. Las primeras facturas del 2012 pueden darte sorpresas tras algunas sentencias judiciales que obligan a las eléctricas a corregir sus tarifas. 
 
El pasado mes de octubre, el Gobierno decidió reducir la tarifa de acceso para controlar la TUR, que quedó congelada. Viendo disminuir sus ingresos, las compañías eléctricas interpusieron una demanda y el 23 de diciembre una sentencia del Tribunal Supremo anuló esta congelación. Ahora toca cuadrar las cuentas.  
 
La sentencia del Supremo establece que desde el 23 de diciembre hasta el 31 de diciembre de 2011 hay que cobrar al cliente la tarifa TUR más un 7%. Las facturas que incluyen esta revisión ya están llegando a las casas de los consumidores. 
 
Hay diferentes formas de aplicar este ajuste. Iberdrola factura la parte proporcional del consumo realizado durante esos nueve días al nuevo precio y el resto del consumo al precio antiguo. Otras compañías podrían optar por incluir el ajuste como un recargo. Quien no esté en la TUR sino en el mercado libre también puede sufrir cambios en la factura si en su contrato se especifica que en el precio repercutirán las variaciones en la tarifa de acceso. 
 
Esta revisión aumentará, como media, en 1 euro la factura de cada hogar, aunque en casas con consumo elevado (calefacción eléctrica) podría llegar a 2 euros. Un pequeño gasto para el usuario, pero 30 millones de euros de ingresos extra para las compañías eléctricas. A partir del 1 de enero de 2012, la TUR vuelve a aplicarse con normalidad (0,14 euros por cada kWh). Hay que estar atentos a las facturas para comprobar lo que se está pagando.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído