El Banco de Alimentos de Salamanca funciona gracias al trabajo desinteresado de los voluntarios, su auténtica alma y sostén. Según la disponibilidad de horarios, hay voluntarios estables, que son los que colaboran de forma fija y presencial unos días concretos, y eventuales, que son los que colaboran en acciones determinadas (como una recogida u operación kilo). En esta gran recogida de alimentos lo harán más de setecientos repartidos por toda la provincia charra.

La plantilla está formada en su mayoría por voluntarios ex profesionales jubilados o prejubilados que aportan su anterior experiencia laboral y ponen sus conocimientos y relaciones al servicio del Banco de Alimentos para ayudar a los más desfavorecidos. Pero no basta con tener buena voluntad, el voluntario tiene que ser eficaz y para ello debe comprometerse con la tarea que se le encomienda.

?Todo esto es lo que vosotros habéis conseguido, con más de 100.000 folletos, 140 carteles, cuñas de radio y hablando con cada uno de los vecinos, tocando a su corazón y transmitiéndoles la importancia de esta gran recogida. Vosotros habéis logrado que hoy se hable de ayudar, de compartir y de voluntariado en mayúsculas?, afirma el presidente del Banco de Alimentos de Salamanca, Godofredo García, en una carta de agradecimiento.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído