La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato mayoritario entre los empleados público, ha acordado no secundar la convocatoria de huelga general del próximo 14 de noviembre por tres razones que tienen que ver "con la responsabilidad ante la situación económica y social del país ante un eventual rescate; por considerar que la acción sindical empieza a dar resultado y, en tercer lugar, por considerar que tiene un componente político". El sindicato asegura que la decisión se ha tomado tras escuchar a sus órganos ejecutivos a nivel autonómico y provincial, reunidos en la Comisión Nacional, así como el sentir mayoritario de sus afiliados. "Ha sido una decisión difícil y meditada, que se ha adoptado con independencia, transparencia y de manera democrática", añaden.
 
En primer lugar, CSI-F considera que la huelga general y la huelga en el sector público no es conveniente, en estos momentos, dado que cuando se está dilucidando o un posible rescate a España. “Vivimos uno de los momentos más críticos de nuestra historia reciente y de aquí a final de año nos jugamos el futuro de nuestro país y la huelga solo serviría para agravar la situación, convirtiendo en inútiles los sacrificios que los empleados públicos y todos los trabadores llevan realizando desde 2010”, explica el sindicato.

CSI-F agradece a los empleados públicos de toda España "su apoyo, implicación y el sacrificio realizado durante los últimos meses con movilizaciones, medidas de presión y manifestándose todos los días en sus centros de trabajo". A su juicio, la lucha diaria de los trabajadores ha hecho mover ficha a la Administración. "Hoy mismo el Consejo de Ministros dará luz verde a la Comisión para reformar las administraciones públicas y eliminar duplicidades y ayer se comprometió por escrito, con CSI-F, CCOO, UGT, CIGA y USO, a abrir las mesas de negociación de las condiciones laborales que llevaban meses bloqueadas, con una política marcada por la inacción, la imposición, recortes y hechos consumados. Hablamos de desarrollar la carrera profesional, evaluar la productividad, impulsar un Plan de Ordenación de Recursos Humanos y por supuesto, un Pacto de Estado para que las condiciones de trabajo y los servicios públicos no estén al albur de los diferentes Gobiernos”, destaca.

Finalmente, considera que la huelga tiene un componente político "y CSI-F es una organización de carácter profesional e independiente. La huelga se vincula a un referéndum. CSI-F no está para poner ni para quitar Gobiernos, ni está para compartir pancarta o cabecera con líderes políticos de ningún partido, que los que nos han llevado a esta situación, ni con reivindicaciones que no sean estrictamente laborales". A su juicio, este referéndum se pide coincidiendo con las elecciones catalanas y además, la propia huelga se realiza en plena campaña electoral. "Una campaña electoral de especial relevancia para toda España y para su futuro. Esto es un hecho inédito. CSIF no va a romper su compromiso tácito de no hacer huelga en estos periodos", concluye.

Protestas en Salamanca

Mientras CSI-F anunciaba en Madrid la decisión de no secundar la huelga general del próximo 14 de noviembre, en Salamanca, en la mañana de este viernes, tenían lugar protestas por parte de los empleados públicos en su lucha denunciando y mostrando su rechazo a los recortes planteados por el actual Gobierno. Estas concentraciones se han desarrollado en la Gran Vía y el Paseo de Canalejas obligando a cortar el tráfico de ambas. Desde UGT, en palabras del secretario de organización del sindicato, José Luís Hernández Rivas, "estas concentaciones están convocadas con muchísima más antelación a la huelga general, siendo reivindicativas de los trabajadores públicos y concluirán el propio día de la huelga". En relación a si las concentraciones van a seguir produciéndose tras la convocatoria de la huelga, sentenció "que pueden proseguir en el tiempo si con la huelga no se consiguen los fines propuestos ya que no es el punto definitivo y hay que luchar hasta el final, hasta donde haga falta".

Hernández Rivas destacó también "que esta huelga cuenta con la novedad de que está apoyada por la cumbre social y no es cosa únicamente de trabajadores públicos sino de la sociedad en general". Por otra parte, en el sentido de en qué medida afectan los trabajadores públicos, señaló "que éstosrepercuten directamente en la sociedad. Es imposible ofrecer los mismos servicios con la misma calidad debido al aumento de horas y recorte de personal", concluyó el secretario de organización de UGT.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído