Este jueves se ha reunido el Comité de Empresa del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para analizar la situación en que se encuentra la empresa tras los continuos cambios normativos que han afectado tanto a la estructura económica como laboral. Así, los sindicatos denuncian una "actitud impositiva y carente de diálogo" de la dirección. Por este motivo, han convocado una huelga para el 31 de julio y el 1 de agosto, justo en plena operación salidad del principal mes de vacaciones.

El Sindicato Ferroviario, el Sindicato de Circulación, Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General de Trabajadores (UGT) han acordado iniciar una serie de movilizaciones porque "lo que viene sucediendo en el seno de Adif en los últimos tiempos no puede permanecer por más tiempo sin respuesta". Incluso la huelga podría continuar en la segunda mitad de agosto, los días 14 y 15, de no haber un acuerdo con la empresa.

En concreto, los sindicatos denuncian el total abandono de la negociación colectiva por parte de la dirección de la empresa, la pretensión de acometer un proceso de movilidad forzosa que puede suponer graves perjuicios a centenares de trabajadores, así como pase a autoprestación de múltiples terminales de mercancías, la imposición de las funciones de inspección visual de trenes sin negociación ni acuerdo con el comité de empresa, la imposición del cierre de dependencias de mantenimiento, el cierre de estaciones, la indefinición del futuro del personal de canal de venta y el envejecimiento de la plantilla laboral sin que se contraten nuevos trabajadores.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído