Se ha avanzado pero aún queda mucho por hacer. Esta es la conclusión a la que llega Comisiones Obreras con respecto a los trabajadores en prevención y extinción de incendios. Especial mención tienen en este ámbito las cuadrillas de tierra, más olvidadas que el resto de brigadas nacionales y autonómicas que se dedican a este ?duro y peligroso? menester.

En efecto, se han conseguido muchas mejoras en seguridad pero se han visto paralizadas con la crisis. El convenio colectivo que estuvo presente desde 2009 hasta 2012 se cayó con la reforma laboral por la que desligaron el 95% de las empresas privadas que se dedican a ello. Esto ha provocado una mayor precariedad en las condiciones y salarios de los trabajadores, denuncian desde Comisiones Obreras.

Los sindicatos, de hecho, están en continuas reuniones con las empresas y la Junta de Castilla y León, a la que le achacan haber ?dejado con el muerto? a los mismos sindicatos. Esto les ha obligado, en sus palabras, a realizar una huelga que fue injusta por los ?abusivos? servicios mínimos que solo permitían a un trabajador ejercer el derecho.

Esta es, precisamente, otra de las críticas de Comisiones Obreras. En épocas en las que el presupuesto era mayor, las cuadrillas de tierra contaban con más de una decena de trabajadores, que ahora se han visto reducidos a seis peones y un capataz. Esto, que no entra dentro del convenio, es una reivindicación que se lleva realizando desde el 2004 al Gobierno autonómico y que proviene de la decisión de la Consejería de tener el servicio privatizado.

La Junta de Castilla y León utiliza el sistema que se sigue en la mayoría de las comunidades, a excepción de Aragón, Andalucía, Castilla La Mancha y Extremadura. Este se lleva a cabo mediante adjudicaciones a empresas privadas por un periodo de tiempo, algo que desde Comisiones Obreras consideran poco efectivo aunque, dicen, la Junta no esté dispuesto a cambiarlo. El sindicato aboga por un sistema público por el que se habrían ahorrado, en el espacio de 2012 a 2015, dos millones de euros, según cifran. Este vendría del beneficio industrial que tienen las empresas y que podría utilizarse, afirman, para mejoras en las condiciones, así como para una mayor prevención en incendios. La formación, parte esencial, es una de las asignaturas pendientes ya que, en la actualidad, los trabajadores no saben manejar las herramientas que utilizan ni primeros auxilios en caso de accidente a muchos kilómetros de los centros de salud. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído