“La situación económica actual es la principal causa de este descenso y no el impuesto en sí”, afirma el delegado comercial en Salamanca de Loterías y Apuestas del Estado en Salamanca, Federico Anaya. Según explica, “la única discusión podría venir generada en si la cantidad a partir de la que se tributa son, por ejemplo, los 2.500 euros actuales o a los 5.000”. 
 
Y es que el descenso de ventas, según explica, se ha producido en el juego de premios menores. Por ejemplo, la quiniela esta temporada apenas da premios mayores, pues al estar cumpliéndose las previsiones de resultados de los equipos de cabeza, los acertantes de diez casi nunca cobran, y si lo hacen apenas son dos euros. Así, los compradores de lotería optan por la Primitiva la Bonoloto, que ofrecen premios mayores.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído