El alquiler compartido  siempre ha sido la opción de los más jóvenes, pero el público que se decanta por esta fórmula de acceso a la vivienda está ampliando su edad, al tiempo que los propietarios están volcándose en este mercado para rentabilizar sus inmuebles.  Así lo demuestra un estudio  realizado por pisos.com que pone en contacto a usuarios que desean ofrecer o encontrar habitaciones en alquiler. El pasado año, el perfil tipo tenía entre 18 y 25 años,  un intervalo que suponía el 55,19% del total. Según el presente estudio, este grupo ocupa ahora el segundo lugar con el 30,17%, siendo superado por la franja que va de los 26 a los 35 años, que abarca el 44,44% actualmente. En cuanto al sexo, las chicas (58,31%) están por encima de los chicos (41,69%).

“La edad de emancipación está alargándose como consecuencia de  las dificultades económicas”, declara Miguel Ángel Alemany, director general de pisos.com. Según el responsable de portal inmobiliario, “muchos universitarios permanecen en casa  de sus padres  mientras estudian  y no se independizan hasta lograr un empleo”. Igualmente, los intervalos entre 36 y 45 años y entre 46 y 60  han aumentado sus porcentajes frente al pasado año.  La movilidad laboral crece debido a la crisis y amplía el perfil: “la gente está cada vez más dispuesta a cambiar de lugar de residencia con el fin de encontrar un trabajo, y compartir piso supone una inversión menor”. Al mismo tiempo,  estosperfiles podrían estar nutriéndose de separados y divorciados en busca de una solución habitacional temporal. 

 
Oferta y demanda muy concentradas

La oferta de habitaciones en alquiler y la de sus inquilinos sigue estando muy concentrada, un aspecto que guarda una relación directa con las oportunidades laborales y con la ubicación de los centros universitarios. Tal y como manifiesta Alemany, “a pesar de que los precios de venta hayan bajado, comprar una vivienda en ciertas capitales sigue estando lejos de las posibilidades económicas de muchos demandantes”. Por el lado de la oferta, los propietarios asumen esta salida como un ingreso nada despreciable. En palabras de Alemany, “ahora se recurre mucho más a la opción de poner en alquiler las habitaciones de un piso, sobre todo los compradores en situación de desempleo reciente que tienen que seguir pagando la hipoteca”.

Cuando se buscan compañeros de piso, el género sigue sin ser una condición importante, ya que el 72,28% de los anuncios publicados no especifican preferencia. En 2011, este porcentaje fue del 84,69%. No obstante, los pisos que solo aceptan chicas han pasado  del  13,02%  del pasado año al 24,25%, mientras que los que solo aceptan chicos pasan del  1,87%  al 3,47%. Las parejas salen ganando frente al año anterior, ya que las habitaciones para dos pasan del 3,99% al 13,15%. Las mascotas lo tienen más difícil que antes: si en 2011 no eran gratas en el 17,39% de los pisos ofertados, ahora no lo son en el 63,06%. Respecto al tabaco, ha pasado de estar prohibido en un 17,76% a ser un hábito incompatible en el 27%.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído