Entre las medidas aprobadas por el Gobierno se introduce un tipo mínimo para cigarros y cigarritos, de 32 euros por 1.000 unidades. En el caso de los cigarrillos se eleva su fiscalidad mínima, fijando un tipo único de 119,1 euros por cada 1.000 unidades. No obstante, se reduce el tipo proporcional. En el caso de la picadura de liar, su impuesto mínimo se eleva y queda fijado en 80 euros por kilo.
 
Por tanto, los cigarrillos podrían subir de precio entre 30 y 45 céntimos por cajetilla solo con el incremento del tipo general del IVA en tres puntos, del 18% al 21%, anunciado por el Gobierno. Las cajetillas ya se encarecieron entre 20 y 25 céntimos el pasado mes de abril, después de que el Ejecutivo aumentara la presión fiscal al modificar la estructura de impuestos que gravan los cigarrillos, bajando el tramo 'ad valorem' y elevando el tipo específico.
 
Tras este movimiento de precios, las ventas de cigarrillos se desplomaron en mayo un 20,5% respecto al mismo mes del año pasado, con lo que acumulan un retroceso del 6,45% en los cinco primeros meses del año. En el sector advierten de que una nueva subida de precios agudizará la caída de las ventas legales y acentuará el contrabando, lo que seguiría mermando la recaudación del Estado, que cayó en 2011 por primera vez en 25 años.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído