Las cuatro universidades públicas de Castilla y León ingresaron algo más de 34 millones de euros por el aumento de las tasas en el curso 2012-2013 y recibieron una compensación de nueve millones de la Junta para completar la financiación y cumplir los costes de funcionamiento, según datos de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León en una respuesta al procurador socialista salmantino Fernando Pablos. En concreto, 12,9 millones de euros fueron para la Universidad de Salamanca.
 
Las universidades cerrarán este ejercicio con equilibrio presupuestario y sin despedir a trabajadores, afirma la Junta, debido a una financiación añadida. Pero según Pablos, "las universidades han tenido que ajustar a tal nivel a costa de reducir hasta la extenuación su actividad”. En ese ajuste, subrayó que no se ha contratado personal derivada de cumplir con la tasa de reposición del Gobierno, a la que la Junta se ha opuesto pero tiene que cumplir como norma básica, y que la merma de partidas ha tenido su efecto en los programas de investigación.

Para el Grupo Socialista, "es importante invertir en educación e investigación y nunca recortar por su beneficio en el futuro", defendió el parlamentario. "Las matrículas son más caras, el número de becas se ha recrudecido y hay menos créditos matriculados que repercute en los ingresos por tasas", resumió Fernando Pablos, que denunció el desequilibrio en las universidades por los ajustes aplicados.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído