En algunas ya se han eliminado físicamente y en otras se hará en breve. Los semáforos que regulaban el tráfico en las glorietas salmantinas son “una especie en extinción” después de que el Ayuntamiento de Salamanca iniciara el proyecto de eliminación semafórica y que concluyó el pasado mes de agosto con las rotondas Santiago Martín ‘El Viti’, Julio Robles, Castilla y León y Ciudad de Brujas.

El objetivo se ha conseguido, y así lo afirma el concejal de Tráfico, Ángel Lago, “la fluidez es mucho mayor y en cuanto a la siniestralidad no se ha registrado ningún incidente grave”. Y es que pese a que a algunos conductores les ha costado acostumbrase a la nueva situación y frenaban antes de entrar en la glorieta, “se ha terminado por asumir”, resalta Lago.

 

Lo que no ha cambiado, según comentan desde el Consistorio es nuestra “cultura” de hacer la rotonda por el carril interno e intentar acceder directamente desde allí a una salida. De hecho, este tipo de siniestro es el más frecuente en las glorietas, cuya salida se debe hacer desde el carril exterior.

 

Además, la eliminación semafórica tiene otra consecuencia y es el ahorro económico, tanto en energía eléctrica como en mantenimiento. Sin embargo, el concejal de Tráfico insiste en que la seguridad vial “nunca puede vincularse al ahorro” y por ello el económico no ha sido uno de los motivos de la medida.

 

Pese a registrarse una mayor fluidez, desde el Ayuntamiento son conscientes de algunos problemas puntuales como por ejemplo la que se produce a diario en la glorieta Leonardo Da Vinci, que debido a la alta afluencia de vehículos registra todas las mañanas retenciones puntuales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído