La suspensión cautelar inesperada de las oposiciones de enfermería a una semana de su celebración está provocando un enorme perjuicio personal, económico y laboral a miles de personas. Una paralización que podría ir más allá de tres meses, teniendo en cuenta que ya una convocatoria de 2008 estuvo cuatro meses suspendida. Una manifestación el próximo martes ante la Consejería de Sanidad reclamará que arregle el entuerto.

Desde el sindicato de enfermería Satse consideran que ha habido ocultismo y que "no se han atrevido a dar esta información por el momento electoral en el que estamos inmersos, pero la realidad es que esta suspensión cae como un jarro de agua fría a los miles de enfermeros que llevan años esperando que haya este examen y que les afecta no sólo por las circunstancias del momento sino también por sus circunstancias personales".

Por su parte, la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI-F) traslada su "máxima indignación" por la "incomprensible suspensión" de las oposiciones de enfermería a una semana de celebrarse. Un acto que califica como intolerable, "cuando hay ya muchas personas que ya han comprado billetes de transporte o han reservado hoteles para realizar la oposición, después de solicitar la suspensión de empleo y sueldo unos meses, para prepararse las oposiciones".

"Los perjuicios y las consecuencias son muy graves", remarca CSI-F, por "una decisión que acaba con las ilusiones y las expectativas profesionales de muchos trabajadores sanitarios que llevan años esperando estas oposiciones, después de recortes y de falta de oferta de empleo". Por eso, el sindicato lamenta la descoordinación entre Gobierno y Junta, "cuando están gestionadas por el mismo partido político. No entendemos por qué el Ministerio ha recurrido".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído