El número de autónomos afiliados a la Seguridad Social en la provincia de Salamanca perdió en octubre dos efectivos cada día, y continúa por debajo de la barrera de los 28.000, un listón que se ha convertido durante la crisis en una forma de medir la recuperación o empeoramiento de la situación en este sector. Así, de los 27.754 contabilizados en septiembre se ha pasado a 27.692 el mes pasado, pero es que desde el inicio de la crisis son unos 1.500 autónomos menos.

Más del 85 por ciento de los autónomos no tiene previsto contratar a nadie este año y el 55 por ciento entiende que la salida de la crisis no se producirá hasta dentro de tres o más años, lo que denota "un fuerte pesimismo sobre la situación actual". Así aparece reflejado en una encuesta de la Federación de Autónomos de Castilla y León (Feacyl), donde se constata que el 95 por ciento de los integrantes del colectivo asume que sigue en crisis. La encuesta, sobre 500 personas y que se cerró a finales de agosto, precisa que más del 90 por ciento de los autónomos ha visto afectadas sus ventas negativa o muy negativamente, el 88 por ciento, sus beneficios, y en el 73 por ciento, el empleo.

Asimismo, en el análisis del impacto económico de la crisis sobre este colectivo, la encuesta refleja que el 85 por ciento ha visto afectadas sus inversiones, el 85 por ciento ha rebajado las compras a proveedores y el 82,57 por ciento, la adquisición de servicios externos. Además, un 57 por ciento de los autónomos indicó que ha sufrido problemas de financiación, un tercio morosidad pública y más de la mitad, privada, con una deuda mayoritariamente inferior a 60.000 euros. "Todas las magnitudes han evolucionado peor respecto al año anterior, aunque son las inversiones, las ventas y los beneficios los que han sufrido un empeoramiento mayor respecto al año 2010", señala la encuesta de Feacyl.

Casi el 50 por ciento de los autónomos ha implicado su patrimonio para costear su actividad; el 80 por ciento gasta menos; un 45,45 por ciento afirma que su vida familiar se ha resentido, y en el mismo porcentaje señalan que se relacionan menos con sus amigos. Asimismo, expresó la preocupación del colectivo por diversas actuaciones políticas y otros aspectos derivados del entorno económico y manifestó que el 66,67 por ciento entiende que la subida de los carburantes le afectará negativa o muy negativamente, el 47,41 por ciento teme el alza del IVA, el 39,1 por ciento, el aumento del cómputo de años para poder cobrar una pensión, y el 38,82 por ciento, el incremento de la edad de jubilación.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído