La temporalidad laboral es la nota predominante en la provincia de Salamanca, donde la contratación aumentó hasta octubre respecto al año pasado, para un total acumulado este año de 5.300 contratos más que en 2012, pero apenas se firman indefinidos, sólo el siete por ciento, un punto menos que durante el ejercicio anterior y lejos del diez por ciento al inicio de la crisis, antes de las sucesivas reformas laborales de los gobiernos socialista y popular.

De hecho, la provincia charra cuenta con la mayor tasa de temporalidad laboral de Castilla y León. Los continuos planes de choque económicos puestos en marcha pretendían incidir en la contratación indefinida para frenar las operaciones laborales de carácter temporal, sobre todo en los jóvenes. El Ejecutivo aprobó hace un año y medio una reforma laboral para fomentar la contratación indefinida, y los datos continúan estancados en este sentido.

 
Murcia (42%), Guadalajara (39%), Valencia (34%), Bizkaia (32%) y Navarra (26%), son las provincias donde las ETT registran las mayores cuotas de mercado, con Salamanca en el 19 por ciento. Por el contrario, Badajoz (1,05%), Jaén (1,13%), Cáceres (2,12%) y Córdoba (2,95%), son las provincias donde las ETT tienen un menor peso sobre el total de contratos temporales, al tiempo que son provincias con una elevada tasa de temporalidad, muy por encima del 30% en todos los casos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído