"Tenemos que calentar las conciencias para cambiar las cosas y, para ello, la lucha es el único camino a seguir"

 "Tenemos que calentar las conciencias para cambiar las cosas y, para ello, la lucha es el único camino a seguir"
"Tenemos que calentar las conciencias para cambiar las cosas y, para ello, la lucha es el único camino a seguir"
El poeta salmantino Fernando Macarro Castillo, más conocido como Marcos Ana, recibirá este martes en Valladolid el Premio Castilla y León de Valores Humanos 2013. Así lo decidió por unanimidad el jurado tras analizar las candidaturas presentadas. Galardón que se concede también al abulense Francisco Laína García "en un momento histórico en el que el espíritu de Adolfo Suárez y su legado de concordia posible ha cobrado la mayor vigencia" y "como ejemplo de las grandes personalidades que supieron anteponer el porvenir al pasado y lo que está por construir a lo construido y como reflejo de una Comunidad que siempre ha apostado por un futuro de pluralidad, convivencia, reconciliación, de hecho común y de concordia".

“Tenemos que calentar las conciencias para cambiar las cosas y, para ello, la lucha es el único camino a seguir”, afirmó el nonagenario (cuenta en la actualidad con 94 años, de los que 23 los paso en las cárceles franquistas) de espíritu joven que cree a pies juntillas lo que dice en la portada del libro que presentó recientemente, 'Vale la pena luchar', su segundo texto en prosa tras la novela autobiográfica 'Decidme cómo es un árbol'. Marcos Ana daba las gracias al Nobel chileno Pablo Neruda “por ser él quien me instó a que pasara de ser una especie de juglar a escritor para llevar mi voz y mensajes por este mundo con la intención de cambiarlo”. Para apostillar que “las palabras por si solas no bastan, deben ir acompañadas de hechos y compromisos permanentes”. Apuntó que la cárcel no fue tan terrible. “Para mí fue una auténtica universidad, una escuela de fraternidad en la que me llevó a conocer mucho mejor a los seres humanos”.

 
El poeta explicó que con su último libro pretende combatir el desánimo de “gente honesta” que ha perdido la esperanza de cambiar la sociedad. Además, recalcó que los movimientos sociales y cívicos son “muy fuertes” en los últimos años. “Es muy bonito ver a niños en las manifestaciones. Son el futuro”, dijo al tiempo que defendió la implicación de las nuevas generaciones. “Son muy conscientes de lo que quieren”, apostilló. En ese sentido, señaló que sería “increíble” si los que luchan por los valores de la libertad se unieran en “mareas” en las calles. “Es nuestro terreno”, agregó el poeta salmantino quien aseguró que los homenajes le generan dolor. Explicó que muchos “anónimos”, “cientos de miles” de presos, pasan “desapercibidos” a pesar de que sufrieron la represión como él. Por ello, sostuvo que les dedica a ellos los reconocimientos ya que muchos no han podido recibirlos.

El poeta salmantino Marcos Ana también reivindicó el poder de los “desposeídos” o de los que sufren alguna privación para cambiar el mundo si se unieran en “mareas” ciudadanas. “Somos imparables”, dijo a sus 94 años, si se forma una “piña” para dar la “batalla” y “calentar” las calles y plazas. Además, aseguró que la juventud no está en las “nubes” y remarcó su compromiso social, al tiempo que trasladó a los “viejos luchadores” un mensaje de ánimo: “Se puede, se puede y se puede”. Ana sostuvo que la política neoliberal rompe la unidad de los ciudadanos para defender las libertades y los derechos, como en la época de la dictadura. Justo ayer, cuando se cumplen 83 años de la proclamación de la segunda República española, afirmó que la “reconciliación” a quien más le duele es a los “enemigos” de la democracia.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído