Licenciada en Historia por la Universidad de Salamanca y diplomada en Relaciones Laborales por la Universidad de Lérida, es también diplomada en Dirección y Gestión de Equipos Humanos y Master de Especialización Área Económico-Financiera. Desde 1985 es funcionaria de la Escala Técnica Superior del Estado y asimilada al Cuerpo Superior de la Administración de Castilla y León y, entre otros puestos ha sido subdirectora provincial del Servicio Público de Empleo en Badajoz y Lérida. Ha sido jefe del Servicio Territorial de Sanidad en León y jefe del Servicio de Orientación y Difusión Comunitaria y Cooperación al Desarrollo de la Consejería de Presidencia. También fue directora gerente de la residencia para personas mayores de la Junta de Castilla y León en Salamanca. SALAMANCA24HORAS entrevista a Adoración Barbero, concejal de Mayores del Ayuntamiento de Salamanca, dentro de la serie dominical para acercar a los salmantinos los integrantes de la Corporación municipal.
 
- ¿Qué tal la experiencia en el Ayuntamiento como concejal?
- Diría que bastante buena, diferente, valiosa, de gran responsabilidad, y sobre todo el orgullo que representa formar parte de la Corporación municipal, del Ayuntamiento de mi ciudad.
 
- El proyecto más importante de la legislatura, el tercer plan de mayores, ya está en marcha. ¿En qué se traduce exactamente?
- Se trata de 114 actuaciones dentro de seis líneas estratégicas de actuación, todas ellas tendentes a propiciar una mejor calidad de vida para las personas mayores, el envejecimiento activo y prevención de las situaciones de dependencia. Todo gira en torno a estos dos conceptos, por tanto es un plan preventivo. Ahora se abre el periodo para materializar todos los objetivos.
 
- ¿Cuáles son esas seis líneas de actuación?
- La primera de ellas está relacionada con lo que es la promoción de la salud y la vida autónoma, es lo básica para cualquier persona a lo largo del ciclo vital. Para los mayores, aún más. Una segunda línea está relacionada con la participación de los mayores en el entorno social, desde el económico al social y político. La tercera línea la enfocamos como lo que representa que no existen metas para la educación y la formación continua, no podemos poner trabas ni delimitar franjas de edad para valorar la necesidad de una formación y nuestros mayores del siglo XXI lo requieren. 
 
La cuarta línea la consideramos muy importante, la imagen social del mayor, porque existe una información por parte de la sociedad un poco confusa y no acertada de lo que representan los mayores, en otros países los mayores son muy valorados pero en España asociamos la última etapa de la vida con la dependencia, lo cual no es cierto. La quinta línea va relacionada con la protección de los derechos de los mayores, a todos los niveles pero sobre todo en consumo y aspectos sociosanitarios. Y finalmente hay una sexta línea que es más interna, de coordinación e investigación.
 
- Comencemos por el principio. ¿Cómo se logra esa promoción de la salud y la vida autónoma?
- Tenemos varios programas específicos de actuación. En este campo desempeña un papel prioritario la colaboración la Universidad, por un lado el programa de revitalización geriátrica con actuaciones en materia de fisioterapia y terapia ocupacional, un segundo programa para el desarrollo de la memoria con la detección de situaciones de deterioro cognitivo, y un tercer programa de salud buco dental. 
 
Por otro lado tenemos un acuerdo de colaboración con el Colegio de Enfermería para prácticas más domésticas, hábitos saludables, ejercicio físico, uso de fármacos. En este sentido desempeñan un papel importante los profesionales de enfermería. Hay otro tipo de actividades que se enmarcan en el ámbito del ejercicio físico, como la natación, la balneoterapia, con actuaciones durante todo el año en ciclos trimestrales. Y no quiero dejar de constatar la atención continua a las familias cuidadoras de mayores dependientes.
 
- ¿Puede participar cualquier mayor o hay algunos requisitos?
- Evidentemente se establecen porque por norma siempre la demanda es superior a las posibilidades de oferta. La mayoría de los programas son gratis, excepto la balneoterapia, y no a todos los programas accede cualquier mayor, se requiere estar empadronado, estar en posesión del carné municipal de mayores, etcétera, una serie de requisitos simples.
 
- La segunda línea del plan de mayores abarca la participación en el entorno social. ¿Son apáticos los mayores salmantinos?
- No, todo lo contrario. Tenemos un tejido asociativo boyante, en el registro hay inscritas treinta y ocho asociaciones de mayores, tienen un espíritu participativo y están interesadas en ser parte real del tejido de la ciudad. En este sentido, el principal órgano en el que se ven representados es el consejo sectorial de personas mayores, en el que están representados los agentes que tienen que ver con políticas de envejecimiento activo. A la hora de elaborar reglamentos se contará con la representación de los mayores y también es importante tener en cuenta lo que representa para ellos participar en acciones de voluntariado. 
 
- Muchos mayores vuelven a tener que ocuparse de sus hijos y nietos debido a los efectos laborales de la crisis económica. ¿Se traduce eso en una menor presencia de mayores voluntarios?
- Queremos crear una red de voluntarios mayores, tutelada, es un objetivo que nos planteamos. Saben que tienen mucho que aportar y es un procedimiento a desarrollar en los años de vigencia del plan, pero no hemos apuntado esa especie de inhibición, la gente es proclive a continuar aportando todo aquello que tienen, que es mucho.
 
- La tercera línea habla de educación y formación continua. ¿Cuál es la oferta del Ayuntamiento para propiciarla?
- Entendemos que la educación es un proceso que se extiende a lo largo de la vida sin marcar barreras. Por un lado queremos potenciar los talleres ocupacionales en los centros municipales, garantizando cuatrocientas plazas anuales en el centro Juan de la Fuente y el Tierra Charra, además de mantener la colaboración con los programas de la Universidad de la Experiencia, y también es muy importante la relación intergeneracional con los jóvenes mediante actividades de carácter más lúdicos como narraciones y vivencias en los centros escolares. También queremos potenciar un ocio cultural a nivel productivo con el programa ‘Redescubre tu ciudad’ porque hemos detectado que a veces los foráneos conocen mejor los edificios emblemáticos de Salamanca. Muchos mayores están ya muy formados en nuevas tecnologías, otros no, u por eso establecemos actuaciones. Y mantendremos fechas especiales como la programación en Ferias, en Navidad y la Semana de Oro durante las fiestas de San Juan de Sahagún.
 
- Cuando habla de mejorar la imagen del mayor, ¿por qué en otros países se asocia a experiencia y sin embargo en España se asocia más a una carga para los familiares?
- Posiblemente no hemos desconectado la imagen del mayor hace veinte años cuando se hablaba de tercera edad. Los geriatras hasta hablan de que habrá que transformar ya el término envejecimiento activo. La imagen social, efectivamente, muestra una diferencia clara respecto a otros países. Tenemos los datos del Eurobarómetro de enero que así lo reflejan, aunque en Salamanca, donde el 31 por ciento de la población tiene más de sesenta años, la integración en la sociedad es mayor. Pero entendemos que es importante potenciar campañas de sensibilización para reflejar la imagen real de lo que son los mayores. Experiencias de este tipo vienen realizándose en otras ciudades y los resultados son óptimos. Los mayores se erigen en cuidadores de nietos y sustento de los hijos con la crisis económica, eso es un ejemplo de que son activos.
 
- Muchas veces se utiliza el término viejo de forma despectiva. ¿Es Salamanca una ciudad envejecida?
- Más en la provincia que en la ciudad hay una tasa de envejecimiento alta, pero porque los mayores tienen una mayor calidad de vida. Eso es consecuencia de que estamos aplicando las política socio sanitarias idóneas. A eso se une que la tasa de natalidad ha descendido, por eso nos encontramos con que la población envejece, pero no encuentro en la vejez un aspecto peyorativo.
 
- Algo tendrá el aire charro cuando las salmantinas son las españolas con más esperanza de vida junto con las zamoranas, y los salmantinos entre los seis primeros…
- De cada diez personas mayores de sesenta años, seis somos mujeres, lo que nos induce a aplicar el enfoque de género en el plan de mayores. Esto se aprecia en cualquier acción que programamos, con una mayor presencia de las mujeres.
 
- La quinta línea de ese plan hablaba de protección de derechos. ¿Cuáles se ven más vulnerados en estos momentos?
- Nos preocupa especialmente la seguridad jurídica del mayor ante actos elementales de la vida como las transacciones comerciales, bancarias, los hipotéticos abusos al consumidor, cuestiones de día a día. En este sentido, queremos colaborar con la Policía Local en campañas tendentes a proteger al mayor de timos y abusos. También lo haremos con la Concejalía de Salud Pública y Consumo. Y queremos resaltar la importancia de lo que es no sólo derechos, sino deberes en materia de protección medioambiental, algo que los mayores conocen pero probablemente se requiera una revisión, plantear aspectos básicos en reciclaje. Finalmente está en mente la elaboración de una carta de derechos para los mayores dependientes, porque son los más vulnerables, sobre todo cuando presentan algún tipo de incapacidad mental, pudiendo recibir un trato incorrecto o maltrato psíquico y económico.
 
- Y para finalizar, hablaba de investigación. ¿Qué dicen los estudios más recientes de cómo son los mayores salmantinos?
- Existen estudios a nivel no sólo de la Junta de Castilla y León, sino por parte del Ministerio, del Inserso, y nos dibujan un perfil del mayor, en primer lugar, con predominio de la mujer sobre el hombre, su principal fuente de ingresos es su pensión, algunos de ellos, en torno al treinta por ciento, tienen ingresos procedentes de capital inmobiliario. El 94 por ciento de los mayores tiene su vivienda en régimen de propiedad y solo el uno por ciento vive en alquiler. Y dentro de la ciudad también hemos obtenido de un estudio demográfico minucioso que no todas las zonas de la ciudad son iguales, hay zonas con un envejecimiento mayor como San Bernardo, el centro, Garrido y Rollo, frente a población joven en Pizarrales y los barrios al otro lado del río Tormes.
 
- Aparte de este Plan Municipal de Mayores, ¿tiene la Concejalía algún otro proyecto para esta legislatura?
- Materializar el plan, teniendo en cuenta que no es un área cerrada, encorsetada. Estaremos continuamente escuchando las demandas de los ciudadanos mayores. En este sentido, aplicaremos en cada momento las medidas que estimemos pertinentes. Es un plan de gestión activa, de contenido científico, técnico, y a nivel político dejar sobre la mesa nuestra preocupación de seguir manteniendo la calidad en la prestación de servicios para nuestros mayores. Es un plan cuatrienal porque entendemos que la realidad del mayor está en continua evolución, la realidad es cambiante.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído