Las reacciones a la aprobación de la nueva Ley de Educación en el Congreso de los Diputados no se han hecho esperar. Desde el sector de enseñanza de CSI-F, sindicato mayoritario entre los funcionarios, se muestra su más absoluto rechazo al dictamen de la Lomce. “El texto aprobado por el Congreso es peor incluso que el proyecto original, dado que se han introducido enmiendas que perjudican a la educación pública en beneficio de la privada, y cuenta con el rechazo de toda la comunidad educativa”, afirma.
 
CSI-F destaca por ejemplo la posibilidad abierta para la cesión de terreno público para la construcción de centros privados así como la capacidad de los profesores de la privada para decidir qué alumnos pasan a bachillerato o a la universidad. Estas dos últimas enmiendas se suman a otras cuestiones como la ampliación de los conciertos, la libertad de elección de enseñanza, y la creación de centros docentes (públicos y concertados), o la posibilidad de concertar niveles no obligatorios.
 
“Todo ello demuestra una vez más la apuesta por la enseñanza privada en contra de la pública o dicho de otra manera, se da un nuevo paso para inclinar la balanza de la educación a favor del sector privado, por lo que no se da otra opción al profesorado que acudir de manera masiva a la huelga del próximo día 24”, añade CSI-F. Y añade: “La convocatoria de huelga responde a una acumulación de circunstancias y agravios que se han consolidado a lo largo de los últimos meses. Los últimos datos publicados de la Seguridad Social abundan en el deterioro que se está generando en la enseñanza, prescindiendo de manera irresponsable de personal interino y amortizando plazas”.

Por su parte, ANPE lamenta que siga adelante una reforma sin consenso que “no es la solución a los problemas del sistema educativo”. A su juicio, la Lomce contiene desajustes muy graves, pues contribuirá a desvertebrar aún más el sistema educativo, afectará negativamente a las condiciones laborales del profesorado, no garantizará a los alumnos medidas efectivas de aumento de la calidad y perjudicará a la enseñanza pública.

 
Para este sindicato educativo “no es la reforma global y profunda que se necesita para acabar con el fracaso y el alto índice de abandono escolar y para implicar y motivar al profesorado. Deja sin resolver cuestiones esenciales como el cambio de estructura y modelo educativo, la vertebración y cohesión del sistema  y la propia situación de los docentes. Además, el modo en que se ha elaborado no nos ha acercado al consenso de mínimos que necesita una medida de tanto calado, ni ha permitido la participación efectiva del profesorado que es quien tendrá que aplicarla”. 
 
Por tanto, para ANPE “la Lomce perjudica a la enseñanza pública y a su profesorado. No solamente incluye medidas insólitas en una ley orgánica, como la cesión de suelo público para la construcción de centros privados, sino que renuncia a establecer una verdadera política del profesorado, que por sí sola hubiera constituido ya una reforma suficiente para una legislatura. Se anunció la negociación paralela del Estatuto Docente, que no se ha efectuado, y sin embargo el articulado contiene medidas que perjudican las condiciones laborales de los docentes”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído