Numerosos salmantinos aguardan todavía, en plena primavera, su devolución de la declaración de la renta del año pasado, correspondiente al ejercicio de 2012. Un dinero que en algunos casos es como el maná, dado lo ajustado de las economías familiares en estos momentos aún de recesión. Sobre todo un dinero con el que se contaba por muchas familias para hacer frente a la vuelta al colegio de sus hijos, con los gastos que ello acarrea, o en Navidad, pero cuyo pago se ha ido posponiendo.
 
Los afectados por esta demora son principalmente quienes revisaron la propuesta inicial de declaración que les envió Hacienda. Hubo plazo hasta el 25 de junio para hacerlo y aquellos que modificaron la declaración son quienes esperan todavía a que se haga el ingreso. A finales de año el Gobierno tuvo problemas de liquidez, de ahí que se fueran escalonando las devoluciones. Después, llegaron los cambios burocráticos a las delegaciones de Hacienda, sobre todo por la implantación del IVA de caja, lo que dejó en un segundo plano esas declaraciones de la renta pendientes.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído