Tanto el prestigioso diario británico 'The Guardian' como otras cabeceras internacionales lo tienen claro: a España no le queda otra salida que pedir un rescate total, del país, y no ya sólo de la banca, para salir de la difícil situación que afronta en los mercados. Por eso, las malas lenguas creen que la visita que este martes realiza Luis de Guindos a Alemania es, en realidad, una manera encubierta de tratar un posible rescate soberano.

Especulaciones, claro, porque no existen evidencias. Máxime cuando el ministro de Economía, Luis de Guindos, insistía ayer lunes en el Congreso, cuando comparecía ante sus señorías, en que está descartado, "por supuesto", un rescate total de España. Eso sí, no escondió la gravedad de la actual situación, que es de de volatilidad y de "movimientos irracionales y especulativos".

Consideró también que atajar esta escalada "va más allá de lo que pueden hacer los gobiernos", en clara referencia al BCE y alertó de que la inacción "puede llevarnos a situaciones indeseables". Según el titular de Economía, "España es el rompeolas de esta situación de incertidumbre sobre el euro".

Pero más allá de las palabras que intentan vender optimismo, son muchas las voces que creen que no queda otra salida. La prensa nacional también se hace eco de la exterior y reflejan, en mayor o menor medida, la posibilidad de que España se vea abocada a solicitar el rescate de Europa.

Por ejemplo, 'El Economista' asegura que "el Gobierno se plantea pedir una línea de crédito para salvar el año". Este diario indica también que la ayuda bancaria "elevará el déficit público al menos en 1.300 millones" y habla de "unanimidad entre los expertos: el rescate español es inevitable".

Y como decíamos, en la prensa internacional se habla claramente de tal extremo. 'The Guardian' asegura que este martes De Guindos y su homólogo alemán, Wolfgang Schäuble, discutirán la posibilidad de negociar un rescate total por valor de 300.000 millones de euros que mermaría a su vez los paquetes previstos para Grecia, Irlanda y Portugal. "Lo que comenzó como un rescate bancario parece estar dirigiéndose hacia un rescate soberano", dijo el analista Jeremy Stretch al diario británico.

Mientras, la oposición intenta ayudar

El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, respaldó ayer las peticiones del Gobierno para que el Banco Central Europeo actúe sobre la prima de riesgo, ya que "su misión es velar por el euro y el euro está siendo atacado", por lo que su acción se pone ya "de urgencia" ya que es el único que tiene la solución. Rubalcaba pidió la ayuda de todos y reclamó especialmente a partidos y agentes sociales que se involucren en una "gran ofensiva" que haga entender a Europa que España tiene una economía sólida y no merece el acoso al que está siendo sometida. "No creo que estemos en el camino de la intervención, y espero que podamos hacer entre todos lo suficiente para evitarlo", dijo.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, también descartó ante la prensa un rescate total de España, que, señaló, "tiene condiciones para salir adelante con sus propios medios", pero instó al Gobierno a solicitar a la Comisión que el fondo de rescate compre deuda. "En la última cumbre se adoptaron varios acuerdos, y uno de ellos fue el de seguir adoptando medidas para relajar las tensiones en la deuda. Esa parte necesita ser aplicada", dijo, aunque también advirtió que "hay que respetar la autonomía del Banco Central Europeo".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído