Los trabajadores del sector financiero no descartan adoptar paros parciales e incluso jornadas de huelga como signo de protesta. Los sindicatos matizan que una condición en la negociación es que no se aceptarán despidos, y como alternativa se pretenden alcanzar otras medidas no traumáticas como podrían ser prejubilaciones o bajas incentivadas.
 
Por el momento, lo único que se conoce son las propuestas de las empresas, que hablan de despidos del treinta por ciento de la plantilla, si bien los trabajadores insisten en que no se quiere ninguno, y con esa coyuntura no habría negociación alguna. En el caso de Caja España-Duero se sigue confiando en que fructifique la fusión con Unicaja, que ahora está parada, de ahí que se considere que es “una entidad nacionalizada y en manos del FROB”, como ya ha ocurrido con Bankia y Novagalicia Banco. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído