Los trabajadores sociales llevan a Valladolid su malestar por prohibirse los cambios de turnos

 Los trabajadores sociales llevan a Valladolid su malestar por prohibirse los cambios de turnos
Los trabajadores sociales llevan a Valladolid su malestar por prohibirse los cambios de turnos
El presidente del comité, José Antonio Casado, ha explicado junto a varios de sus compañeros la situación que están atravesando. Además de mantener las movilizaciones hasta realizadas hasta la fecha, han denunciado el grave deterioro en el que, aseguran, se encuentran los Servicios Sociales Públicos de la provincia, que se han visto agravados por las recientes restricciones que afectan a sus vidas personales.

Este jueves a las 10:30 han protestado ante la Gerencia de Servicios Sociales de Valladolid. No sólo protestaron, sino que su intención era poder reunirse con el propio gerente, al que escribieron pidiendo ver para que se les escuchara, y del cual no han obtenido respuesta. Finalmente fueron recibidos por la directora técnica de Recursos Humanos y Gestión de Centros, Belén Bausela, y la jefa de servicio personal y asuntos generales, Sonia Sánchez. El comité ha advertido que no se detendrán en unas cuantas protestas, sino que continuarán con su lucha, manifestándose ante sus propios centros de trabajo y haciendo llegar sus exigencias a los directores. 

Entre los trabajadores ha venido siendo habitual hasta hace muy poco que cambien turnos de mutuo acuerdo, cubriendo su puesto otra persona para que el compañero pueda hacer tareas tan vitales y comprensibles como cuidar de un padre enfermo que necesita atención, asistir al médico o ir a un evento importante familiar. "Ahora la gerencia prohíbe estos cambios. “Imponen, siguen las directrices que les vienen de arriba sin cuestionarlo, es un sistema dictatorial”, ha insistido José Antonio Casado.

Además, alega, “no hay excusa para esto, ya que no forma parte de ninguna medida de recortes. No supone ningún gasto”. Dicen no comprender los motivos de esta actitud y esta normativa nueva. El problema se acentúa si se tiene en cuenta que estos empleados trabajan todos los días durante día y noche, pudiendo ser llamados a su jornada laboral en cualquier momento, impidiendo que desarrollen una vida familiar y personal con normalidad. Normalmente, se les llama en su día de descanso. “Solo pedimos volver a la situación que teníamos, no queremos nada mas que cambiar entre compañeros. No supone un gasto para nadie, no vamos a trabajar menos. Seguimos preguntándonos porque lo hacen", concluyen.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído