Intersecciones, trazados antiguos, incorporaciones situadas al mismo nivel, tramos montañosos, curvas, necesidad de invadir el sentido contrario para adelantar? son algunas de las características que definen algunos tramos de los aproximadamente 150.000 kilómetros de carreteras convencionales que hay en España y que pese al menor tráfico que soportan respecto a las vías desdobladas (autopistas y autovías) presentan una alta siniestralidad.

En estas carreteras que tienen un solo carril de circulación en cada sentido y que no disponen de una separación física de ambos sentidos de circulación, más de 900 personas fallecen en accidente de tráfico cada año.

Por este motivo, la Dirección General de Tráfico pone en marcha hasta el domingo 29 de noviembre una nueva campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias, con el objetivo de conseguir comportamientos más seguros entre los conductores que circulen por estas carreteras y por lo tanto una reducción de accidentes en este tipo de vías.

La intensificación de la vigilancia en estas carreteras coincide en el tiempo con la campaña de drogas y alcohol que también está desarrollando Tráfico, motivo por el cual, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil controlarán a los conductores que circulen por este tipo de vías no sólo  la velocidad, los adelantamientos indebidos, la utilización del teléfono móvil, sino también  la conducción bajo los efectos de drogas o alcohol, así como la documentación del vehículo y del conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído