La Dirección General de Tráfico desarrolló entre los días 13 y 19 de febrero en Castilla y León una operación especial de vigilancia de camiones y furgonetas que se saldó con 4.250 controles, 600 diarios, y 1.393 denuncias, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno a través de un comunicado. En concreto, se intensificaron controles de velocidad, el alcohol y las drogas, uso del cinturón de seguridad y otros sistemas de retención, tacógrafo y horas de conducción, exceso de peso, estiba de la carga, la documentación y la Inspección Técnica de Vehículos, entre otros.

Por provincias, el mayor número de vehículos controlado se produjo en Segovia, con 783 y 219 denuncias; por delante de Valladolid, con 675 y 263 denuncias; León, 660 y 226; Palencia, con 633 y 142; Burgos, con 466 y 237; Soria, con 354 y 84; Ávila, con 264 y 77; Zamora, con 229 y 63, y Salamanca, con 186 y 82. El mayor número de denuncias fueron deficiencias técnicas del vehículo, con 136; exceso de velocidad, 120; de exceso de horas de conducción, con 112; relativas a la documentación el vehículo, 106; por infracciones relacionados con el tacógrafo, 103.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído