La empresa pública Tragsa, que ya ha materializado cerca de la mitad de los 1.336 despidos previstos en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que se empezó a aplicar con la entrada del nuevo año, ha decidido paralizar su aplicación. Los trabajadores, que ya han llevado a cabo varias jornadas de huelga, tenían previsto continuar los días 26 de enero y 3 de febrero.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha intensificado estos días las medidas de presión y la interlocución con las diferentes partes implicadas y partidos políticos, para que finalizara la aplicación del ERE.

CSIF reclamó una  medida ?de gracia? al Gobierno (responsable último de la empresa, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales-SEPI), teniendo en cuenta que la actual situación económica de la empresa refleja una previsión de beneficios de 2 millones de euros en el ejercicio 2015 y un incremento de la producción del 63 por ciento, respecto al año pasado (660 millones de euros). Por tanto, las circunstancias económicas que lo motivaron han cambiado de manera sustancial respecto a 2013, cuando se registraban pérdidas.

La empresa así lo ha tenido que reconocer. No obstante, CSIF estudiará el alcance y los detalles de esta decisión y mantendrá las medidas de presión para favorecer la reincorporación de las 555 personas que han sido despedidas a lo largo de este mes, de las 1.336 previstas en el ERE. El grupo enfatiza que la dirección de la empresa da por finalizada la ejecución del despido colectivo, ?no, produciéndose por tanto, a partir del día de hoy, ninguna nueva extinción de contrato de trabajo al amparo de este procedimiento?.

Es preciso recordar que el grueso de los despidos ha afectado fundamentalmente trabajadores de entre 40 y 50 años, con una media de 20 años de servicio en la empresa. Los trabajadores despedidos se enteraron de que estabanfuera de la empresa por los ingresos del finiquito recibido en el banco, sin que se les haya  notificado  nada de manera escrita o verbal, lo que refleja la falta de consideración en las formas. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído