El Consejo de Gobierno de la Junta ha informado del contenido y los trabajos previos a la redacción del Anteproyecto de Ley de Estímulo para la Creación de Empresas de Castilla y León. La norma tiene una estructura que bajo cinco títulos y 29 artículos desarrolla tres áreas fundamentales: fomento del emprendimiento y creación de un marco jurídico y un sistema integral de apoyo favorables para los emprendedores.
 
El texto destaca, en primer lugar, las condiciones para la creación del tejido empresarial, el fomento de la figura del empresario, del espíritu emprendedor, de la creatividad y de la innovación, que se desarrollaría en todo el proceso educativo de los alumnos de la Región. En concreto, las medidas que impulsa la ley a través de estos tres apoyos son el fomento de las vocaciones emprendedoras, la distinción de la figura del empresario como generador de riqueza y empleo y, sobre todo, una sólida formación ética y de responsabilidad como claves para la excelencia se han de desarrollar a través del sistema educativo -que es el primer apoyo que la sustenta-.
 
La segunda área en la que se fundamenta la ley es la creación de un marco jurídico favorable a los emprendedores a través de la reducción de obligaciones y cargas administrativas, además de impulsar la coordinación de las políticas y servicios de apoyo a estos. En este sentido, el Gobierno autonómico establecerá mecanismos para reforzar la obligación de la Administración de resolver en plazo aquellas decisiones que afectan a la vialidad y el desarrollo de la empresa. Por ello, se reducirán a la mitad los plazos para la creación de empresas mediante la aplicación del trámite de urgencia, además de que los procedimientos y trámites para la creación de empresas tendrán preferencia en esta tramitación.
 
Destaca además la generalización de la declaración responsable para la inscripción de empresas en registros administrativos. De esta forma la creación de una empresa, en cuanto al procedimiento administrativo, no podrá exceder de tres meses aunque se prevé la autorización provisional que permite el inicio de la actividad en 10 días. Por último, en referencia al desarrollo de este segundo apoyo de la ley, se prevé la coordinación mejorada de la actividad en viveros de empresas, incubadoras tecnológicas, parques empresariales y tecnológicos.
 
El tercer pilar en el que se basa la ley es el desarrollo de instrumentos de apoyo a través de lo que se ha denominado un Sistema Integral de Apoyo al Emprendedor. Así, se establece el factor de coordinación de todos los servicios que presten asesoramiento, información y apoyo en la tramitación para la creación e instalación de empresas en la Comunidad de Castilla y León. Su objetivo es el aprovechamiento eficiente y coordinado de los recursos públicos y privados disponibles. Asimismo, se promueve la puesta en marcha de una serie de medidas de apoyo a los aspectos estratégicos de un nuevo proyecto empresarial y que van desde el desarrollo inicial de la idea de negocio hasta la financiación de los nuevos proyectos, pasando por el apoyo a la innovación, a la producción y a su posterior comercialización.
 
Apoyo a emprendedores del entorno rural
 
En el informe previo al Anteproyecto de Ley de Estímulo a la Creación de Empresas también destaca, especialmente, el apoyo a los proyectos emprendedores surgidos en entornos rurales y aquellos que basen su actividad en el aprovechamiento de los recursos endógenos de la Región, como parte fundamental para el cumplimiento de los objetivos de la Agenda de Población.
 
Por último, cabe resaltar que con esta norma se impulsarán medidas nuevas como el apoyo a la internacionalización de las nuevas empresas desde sus primeros pasos, el uso intensivo de las TIC desde su fundación, o la búsqueda de soluciones financieras adaptadas a sus necesidades, como los microcréditos, el capital semilla o la inversión privada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído