Las ordenanzas fiscales para 2012 comienzan a aplicarse con una actualización de los impuestos, tasas, precios públicos y tarifas al Índice de Precios al Consumo (IPC) interanual de agosto, establecido en el tres por ciento, y en el 3,2 por ciento para el transporte público urbano, donde se congela el billete ordinario.

En la línea de no cargar más las economías de las familias salmantinas, el Ayuntamiento no solicitará al Ministerio de Economía y Hacienda la revisión de los valores catastrales de los inmuebles de la capital, evitando así un incremento derivado del IBI. Una medida que se suma a la devolución de la subida de 2008 que actualmente se está acometiendo en los recibos de 80.000 contribuyentes.

Las tasas del transporte urbano, durante los últimos años las que más se han incrementado, el próximo año subirán el 3,2 por ciento, el IPC interanual de agosto correspondiente al sector, inferior al 3,5 de septiembre. De esta manera, el billete ordinario y el bonobús especial no se modificarán, con un euro y 0,03 euros por viaje, respectivamente. Por su parte, el bonobús ordinario pasará de 0,53 euros por viaje a 0,55 y el abono mensual se adaptará al IPC del transporte, de 20,10 a 20,75 euros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído