Cuando se cumple el quinto aniversario de la nueva Ley que regula la venta y consumo de tabaco, a pesar de que posteriormente se hayan introducido ciertas modificaciones, la sociedad en bloque está de acuerdo con las medidas que en un primer momento dividieron a parte de la sociedad. Fumadores y no fumadores solo ven ventajas en que no se pueda fumar en establecimientos cerrados "por salud, por ambiente y por todo", como comentaba una mujer consultada por SALAMANCA24HORAS.

Este diario ha salido a la calle para consultar a los salmantinos sobre las medidas concretas que se introdujeron en la Ley Orgánica 42/2010, que modificaba la 28/2005. Las respuestas por parte de todos los consultados era clara, solo hay beneficios independientemente de que se sea fumador o no. En lo que hay más enfrentamientos, también por desconocimiento, es sobre fumar en lugares abiertos ya que "la calle es de todos", a pesar de que la Ley especifique claramente que en ciertos recintos de tránsito y uso público no se pueda realizar.

Tampoco hay acuerdo en la percepción de si la Ley ha traído un menor consumo de tabaco y menos fumadores, algo que sí parece después de que se haya ingresado menos en los últimos años. Sobre los próximos pasos que se pueden dar para seguir erradicando el consumo de tabaco, los hay que consideran que la Ley ya es suficiente como medida de autorespeto entre consumidores y no consumidores de cigarrillos y también los que hablan de actuaciones en el precio del tabaco, el cual habría que subirlo para que se dejara de comprar. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído