“Unidad Popular es gente joven, con ganas, ilusión, que pisa la calle y nuevas ideas”

0 Comentarios

 “Unidad Popular es gente joven, con ganas, ilusión, que pisa la calle y nuevas ideas”
“Unidad Popular es gente joven, con ganas, ilusión, que pisa la calle y nuevas ideas”

Javier Laso, salmantino de 35 años, es miembro del Foro por la Memoria de Salamanca y fue número 6 en las listas de Ganemos Salamanca en las pasadas elecciones municipales. Además de haber sido uno de los promotores de dicha plataforma, ha sido militante de la UJCE hasta el 2010, año en el que entró a formar parte del Partido Comunista de España (PCE), y también fue miembro del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) hasta el año 2013. Laso es Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Pontificia de Salamanca y actualmente es redactor de Radio Televisión Española, además de director de los documentales ?Espejismo: ilusiones de un niño del Desierto? y ?El tiro de la Plaza?.

- ¿Qué pinta un periodista con una carrera labrada y asentada metido en política, con la que está cayendo?
- Eso digo yo. Soy periodista, pero antes de eso soy ciudadano. La personalidad y la vida de una persona son muchas facetas: la profesional, la personal, tus inquietudes? Siempre, desde pequeño, he tenido inquietud por la política. Me acuerdo, por lo que comenta mi madre, que me quedaba con todo lo que decían en el telediario y que ya tenía inquietud por cambiar lo que veía injusto. Recuerdo perfectamente las imágenes de Nicaragua cuando los sandinistas llegaron al poder, por ejemplo. La profesora de Infantil ya le decía a mi madre que si su hijo hablaba con gente mayor y adulta, porque nunca había visto un niño de cinco años que tuviese una opinión sobre el conflicto entre Israel o Palestina o que dijera cómo los israelíes pudieran hacer eso a los palestinas si en Alemania los nazis le hicieron lo mismo a ellos. No sé, tengo inquietud por la política e intentar luchar contra las injusticias desde que prácticamente tengo uso de razón. Empecé a limitar en la Juventud Comunista desde los 22 años, llevo en el partido desde los 30 y espero seguir muchos años volcándome por lo que he dicho antes.

- Este nuevo paso que ha dado, ¿es un marrón o una responsabilidad?
- Es una responsabilidad muy seria. Cualquiera que se meta en política lo primero de lo que se tiene que dar cuenta es la inmensa responsabilidad que conlleva. Espero que mucha gente deposite su confianza en mí para entrar en el Congreso de los Diputados y eso ?acojona? un poco. Pero hay que estar a la altura, son muchos años los que llevo en política y tengo experiencia. Más que un marrón, como decías, es un reto ilusionante que también tiene una vertiente de responsabilidad de la que tienes que ser consciente. Si no, lo más normal es que falles a la gente que te ha apoyado y que ha confiado en ti. 

- ¿Se ve, entonces, en el Congreso de los Diputados defendiendo los intereses de los salmantinos?
- Por supuesto, pero es complicado y hay que ser realista. Basta con ver la evolución de las elecciones en esta provincia históricamente. Nunca ha habido ningún diputado que no fuera del PP ni del PSOE. Ahora mismo el Partido Popular cuenta con tres diputados y el Partido Socialista con uno. Las encuestas indican, por el momento, que Ciudadanos será la formación que pueda conseguir un diputado restándoselo al PP. No obstante, a mí siempre me han gustado los retos y no hay miedo.

- ¿Distaría mucho su trabajo del realizado por los parlamentarios de PP y PSOE hasta ahora en el Congreso?
- Por supuesto. Yo vengo de una cultura política y personal en la que nos hemos educado en el trabajo. He militado con José Sarrión (Izquierda Unida) y en los primeros cien día de legislatura presentamos veinticinco iniciativas, mientras que hay algunos que han intervenido nueve veces en cuatro años. He crecido políticamente en una generación que nos hemos acostumbrado desde muy jóvenes a bregar y a trabajar porque no entendemos el servicio a la ciudadanía de otra forma que no sea a través del trabajo. 

- Imagínese que ya ocupa un escaño. ¿Cuál sería el trasfondo de su primera intervención por la defensa de los intereses de la provincia de Salamanca?
- La despoblación, sin duda, sería la cuestión de fondo de alguna de mis primeras intervenciones. Una provincia sin jóvenes es una provincia sin futuro. En Salamanca ocurre y no es porque nazcan menos niños, sino porque no hay oportunidades. Lo hemos vivido todos aunque, quizás, los dirigentes de los dos grandes partidos políticos no sepan lo que es eso. Cualquiera de esta provincia ha crecido, por ejemplo yo mismo, sabiendo que llegado el momento te tocaría hacer la maleta e irte. Por circunstancias he tenido suerte y he podido quedarme aquí, pero mi hermana tuvo que irse a Madrid así como varios de mis mejores amigos y gente con la que me he criado. Y eso es una realidad que llevamos viviendo en Salamanca históricamente. Todos conocemos gente en el País Vasco, en Madrid, en Cataluña, etcétera, que se tuvieron que marchar en busca de oportunidades.

- Habrá gente que, quizás por la novedad, desconozca qué es o qué quiere para el país Unidad Popular. ¿Qué proyecto maneja la candidatura por la que se presenta?
- Es un proyecto que tiene una vertiente novedosa y otra que bebe de la cultura de la izquierda transformadora en el sentido más amplio. Es decir, a la izquierda que no ha formado parte de la alternancia en el poder y que siempre ha planteado modelos económicos y sociales diferentes a los vigentes. En esa línea, lo que pretende este proyecto es aglutinar a toda esa gente que está desencantada con el régimen de la transición, que considera que la herencia del 78 está más que agotada, que el bipartidismo y la alternancia de los grandes partidos nos ha llevado a la situación que estamos padeciendo, con la crisis como excusa a las grandes fortunas para acumular más riqueza todavía cuando hay gente que no tiene dónde vivir? 

Cada vez somos más los que hacemos el análisis ?de aquellos polvos vienen estos lodos. Desde Unidad Popular, y particularmente, pensamos que con la transición perdimos una gran oportunidad para sentar las bases de una sociedad realmente democrática, de un verdadero Estado de Bienestar Social porque siempre hemos ido 20 o 30 años por detrás del resto de países de Europa y ahora vamos a peor. Necesitamos un cambio radical profundo en el sentido etimológico de la palabra, es decir, que tenemos que ir a la raíz del problema. Si los movimientos de izquierdas somos capaces, por fin, de darnos cuenta de que es mucho más lo que nos une que lo que nos separa, y que la diversidad y que los distintos puntos de opinión son los que enriquecen un proyecto para este país, eso es Unidad Popular. Una organización flexible, moderna y que lo que quiere es construir un nuevo modelo de estado de la forma más amplia posible.

- Asegura que son muchas más las cosas que unen a los movimientos de izquierda que lo que los separan pero la realidad es distinta, pues existe una gran división entre los grupos de la misma ideología y no han parado de surgir otros nuevos como es el caso de Unidad Popular. ¿Va a haber intento de unión con Podemos?
- Por nuestra parte no vamos a escatimar un ápice para alcanzar la mayor unión posible. Estudiaremos la vía para volver a tender la mano a Podemos. Ellos saben, y lo repetiremos las veces que haga falta, que la puerta está abierta. No solo para Podemos, sino que también para los movimientos sociales de la ciudad y para todas las personas a título individual que quieran sumarse. Todavía tenemos margen y espero que los dirigentes de Podemos escuchen a sus bases y al sentir general de la sociedad española, que les piden que estén a la altura de las circunstancias y que sean coherentes. La coherencia en política es muy importante. Todo lo que dijeron en un principio los dirigentes de Podemos, y con lo que consiguieron ilusionar a mucha gente, ahora parece que se está muriendo un poco. Les invito a reflexionar y a darse cuenta que han sembrado mucha esperanza en la gente y que ahora no pueden defraudarla. La esperanza de esa gente necesita de una confluencia y de una unidad y que no haya dos listas o tres.

- ¿Y qué le parece que Podemos Salamanca tenga como candidato a un ?cunero? impuesto por Pablo Iglesias que, sin ser de aquí, defienda los intereses de los salmantinos en el Congreso?
- Tiene que ser la gente del Círculo de Podemos de Salamanca la que se manifieste al respecto. Desde luego, si algo así ocurriese en Unidad Popular me opondría. Y por algo muy sencillo. Una persona que no conoce la realidad de la provincia difícilmente podrá defender sus intereses en Madrid. Pero eso es una cuestión que afecta al Círculo de Podemos en Salamanca y son ellos los que tienen que marcar una posición al respecto.

- Usted, sin embargo, ha echado aquí sus raíces. ¿Cuáles cree que son las principales necesidades de la provincia?
- Es muy difícil establecer una lista porque son muchas. Hay que mejorar en materia de Sanidad, a nivel de infraestructuras, de producción agrícola, en políticas sociales, políticas activas de empleo reales? Hemos vivido cierres de centros de salud, mermas en el transporte, la parcelación, el latifundio? mientras diez familias controlen el 80% del suelo rural en la provincia no habrá oportunidades para el resto.

- La sanidad ha sido uno de los principales ejes de polémica en Salamanca durante los últimos años con el retraso de las obras del hospital, el cierre temporal de las urgencias en algunos pueblos? ¿Alguna propuesta para mejorarla?
- La atención sanitaria va muy vinculada al modelo de estado que tienes. Lo que necesita la gente es tener una administración cercana. Eso se puede conseguir con la comarcalización. Algo como las mancomunidades pero que sean efectivas de verdad, es decir, que no se limiten a ofrecer cuatro servicios y que sea la gente que se organice y se agrupe.

Evidentemente, en cuestión sanitaria, no puedes poner un centro de salud en cada pueblo. Lo que sí se puede hacer es ampliar y mejorar la red de centros y red de carreteras para la atención en el medio rural. Por otro lado solo basta con que se apueste de verdad por una sanidad pública de calidad.

- ¿Está Salamanca bien comunicada? Parece que en poco más de un mes entrará en funcionamiento el tren de alta velocidad.
- Le hacía falta mucho tren pero la alta velocidad es tramposa porque es muy útil, acorta distancias, pero es tremendamente cara. Seguramente, con lo que cuesta hacer cien kilómetros de alta velocidad puedas revitalizar toda una red de trenes de cercanías y que en el resto de España existe. El tren de alta velocidad es útil y rápido, es innegable, pero hay muchas formas de organizar la red ferroviaria en un país. ¿Qué pasa con la reapertura de la vía ferroviaria de La Plata? Hay mucha gente que va de Zamora a Salamanca y los autobuses van llenos. ¿Qué pasa con ese tren que se cerró cuando funcionaba y que se ha prometido muchas veces y no lo tenemos? Pero, de todos modos, ya era hora que llegara por lo menos el tren de alta velocidad a Salamanca. Desde que en el resto de España y Europa hay tren electrificado? Mañueco ha dicho que llegaba el tren del siglo XXI, pero llevamos quince años de siglo XXI. Y ahora, qué va a pasar con la vía que comunica Madrid por Ávila. ¿Por qué no se ha electrificado esa vía? La ministra dijo que iba a funcionar igual, pero tengo mis dudas.

- También se ha discutido mucho en los últimos meses sobre la nueva Ley de Educación, de la que dicen no ha gozado de la aprobación por parte de los docentes. ¿Pediría su derogación en el Congreso? ¿Alguna propuesta?
- Precisamente lo que hace falta en este país es consenso y escuchar a los implicados, que son los profesores, que son los que entienden de esto, para lograr un buen sistema educativo. Recuerdo que desde que yo estudié, que hice EGB y BUP, hasta ahora puede que haya habido cuatro o cinco planes educativos con todo lo que conlleva: cambio de libros de texto, gasto para las familias? Y siempre, además, bajando el nivel pedagógico. Es una cuestión objetiva que el nivel de conocimiento que se exige es menor y ha descendido.

- Por otro lado, ¿cómo se puede generar riqueza y empleo en una provincia como la de Salamanca según Unidad Popular?
- Activando la economía productiva. Tenemos que generar actividad industrial. Tenemos posibilidades porque hay tierra y lo que necesitamos es que la legislación nos lo permita. Una economía que viva del turismo es una economía dependiente. A raíz de Maastricht y la entrada a la Unión Europea, Felipe González y José María Aznar desmantelaron la industria pesada y la agricultura de este país condenándonos a la construcción y el turismo. Por ejemplo, en el momento que basas tu economía en el turismo ya dependes de otros. Lo que tenemos que hacer es activar nuestra economía y nuestro potencial además de conseguir que la gente tenga oportunidades en una provincia como Salamanca.

En la Constitución nos colaron eso que dice que los poderes públicos facilitarían el acceso a los medios de producción. Eso debería plasmarse en que desde todas las administraciones del estado se apoyara la construcción de cooperativas. Son empresas que funcionan como otra cualquiera, que como objetivo tiene el de generar beneficios, pero que los trabajadores son a la vez empresarios. Se ha demostrado que el cooperativismo es eficaz para recuperar una economía en época de crisis y que es más resistente a los vaivenes económicos. Si la empresa en la que trabajas es tuya, sin duda, vas a tener más interés en que salga para adelante. En la política han comenzado a dominar los criterios macroeconómicos y las decisiones de las grandes empresas son las que han marcado las políticas. Nosotros apostamos por el proceso inverso, es decir, que la economía no dependa de las decisiones de cuatro personas. En definitiva, democratizar la economía para un reparto de la riqueza más ecuánime.

- ¿En qué medida les podría perjudicar que el voto de la izquierda esté tan diversificado? ¿Ve una alternativa de izquierda con capacidad real de gobierno?
- Yo la veo aunque es muy complicado porque venimos de un régimen muy bien asentado y por esa diversificación del voto. Pero no creo en los cambios bruscos de un día para otro. Si de verdad quieres transformar una sociedad, tienes que marcarte una hoja de ruta a corto, medio y largo plazo y tener medidas en esos tres marcos de tiempo. Cuando de hablo de largo plazo no hablo de una legislatura ni de dos. Es difícil que por el momento una alternativa de izquierdas consiga la representación suficiente para formar un gobierno. Eso no se construye de la noche a la mañana. Todo movimiento político, además, necesita de un respaldo social en la calle. Si la gente solo se limita a votarte tendremos otra vez una democracia representativa en vez de una democracia participativa desde la base que es por lo que apostamos.

- ¿Cuál cree que va a ser el mapa político que se configure después de las elecciones?
- Lo que tengo claro es que las mayorías se acaban así como los gobiernos monolíticos. Y no me refiero a que sean de un partido. Los tiempos del rodillo y de se acabó el debate van a pasar al baúl de los recuerdos. Se va a instaurar una nueva forma de hacer política en este país que va a obligar, necesariamente, a escuchar más y a hablar menos.

- ¿Y por qué habría que depositar en la urna en las elecciones del 20 de diciembre la papeleta de Unidad Popular?
- Pues, sencillamente, porque si quieres escuchar otra música tienes que cambiar de disco. La alternancia de PP y PSOE está claro dónde nos ha traído. Los problemas de esta provincia siguen siendo los mismos porque las políticas siguen siendo las mismas independientemente de quién esté en el gobierno. Necesitamos un giro, gente joven, con ganas, ilusión, que pisa la calle y que tiene los mismos problemas que la inmensa mayoría, nuevas ideas. Porque tenemos que acabar con la clase política, ya que tiene que ser un servicio y no una profesión. No somos políticos, somos trabajadores, somos personas en paro? Somos pueblo y solo el pueblo salva al pueblo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído