Las ventas de coches, impulsadas por el Plan PIVE, han registrado un incremento del 26% en el mes de septiembre. Con este mes, son ya trece meses de crecimientos continuados, lo que acerca al objetivo de matricular 850.000 unidades este mismo año. En el período enero-septiembre, las ventas de coches amentan el 17%, la mayor tasa de crecimiento entre los principales mercados europeos. 

Las cifras del mes de septiembre han corroborado la buena marcha del mercado del automóvil, con crecimientos de doble dígito. Es el único sector de la economía española que muestra estos excelentes resultados, impulsando el consumo privado, principal componente del PIB español. Las cifras, sin embargo, están todavía lejos de los niveles potenciales del mercado español, que por renta per cápita y desarrollo económico deberían aproximarse a 1,2 millones de unidades, según explican fabricantes y concesionarios. 

David Barrientos, director de Comunicación de Anfac, afirma que “el mercado de coches en septiembre vuelve a crecer por encima del 20%, convirtiéndose en el principal indicador que tira del consumo privado español, gracias a la buena marcha del Plan PIVE. Este Plan alimenta el consumo español y el crecimiento económico y un mayor ritmo de crecimiento económico aumenta la eficacia del Plan. Son extremos de una misma cuerda que se retroalimentan entre sí. Por ello, ante un clima de incertidumbre en la consolidación del crecimiento económico, herramientas como el Plan PIVE se revelan como una pieza elemental para un mayor desarrollo económico y para asentar de manera definitiva la confianza del consumidor y de los inversores en nuestra economía”.

Por su parte, según el presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, que representa a 4.600 concesionarios/servicios oficiales y 3.000 compraventas, “las ventas avanzan a velocidad de crucero, es decir, con ritmo constante y uniforme, lo que nos llevará a terminar el año en el entorno optimista de las 875.000 unidades, es decir, un 21% más que un año antes. Estamos hablando todavía de niveles un 30% por debajo del entorno pre-crisis pero sintomáticos de una recuperación cercana, animada por las previsiones de crecimiento del PIB para este año, el repunte del consumo y cierta apertura del crédito, si bien el scoring (garantías para conceder la financiación) para la compra de coche sigue siendo todavía elevado. Los incentivos de las sucesivas ediciones del PIVE han sido determinantes para animar la microeconomía e impulsar las ventas, como también deberá serlo un tema más macro, me refiero a la reforma fiscal del automóvil que deberá tener en cuenta el papel del vehículo de empresa como elemento dinamizador de la demanda y de rejuvenecimiento de un parque donde ruedan ya 11 millones de vehículos por encima de los diez años”. 

Finalmente, Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, asegura que ”las ventas de coches en septiembre han vuelto a ser mejor de lo previsto, y lo importante es que se no se deja de consolidar, aunque poco a poco, el mercado. Los concesionarios esperan que esta tendencia se mantenga en el último trimestre del año, en el que las ventas que hacemos a las familias y a particulares seguirán copando cerca del 60% de las matriculaciones e incrementándose a un ritmo de dos dígitos. Este buen comportamiento se sigue basando en un PIVE bien “engrasado” que ha aumentado su ritmo de operaciones en septiembre, superando las 1.000 diarias. En cualquier caso, es importante advertir que la recuperación está siendo más lenta de lo esperado y que, a día de hoy, no podemos hablar de que 2015 vaya a ser un punto de inflexión, ya que esperamos un mercado sin grandes alegrías y lejos de lo que necesita la automoción de nuestro país”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído