La precariedad laboral causada por la situación de crisis que vive España motivó que David, un joven salmantino, buscara trabajo no ya fuera de su ciudad natal, sino también fuera de su país. Tuvo “suerte” y lo encontró en el país vecino, Francia.
 
Durante todo este tiempo desarrolla allí su trabajo y regresa a Salamanca cada vez que puede para ver a la familia. Ahora que el BOE acaba de publicar la normativa aplicable a partir del 1 de enero de 2014 afirma que “es una vergüenza porque no dejamos de ser ciudadanos españoles” a lo que añade que “en mi caso soy emigrante por obligación, no porque yo quiera”.
 
Sin embargo, pese a que David todavía tiene que preguntar varios aspectos en el Consulado, no se verá afectado por la medida ya que no ha cambiado su lugar de residencia, simplemente “me registré en el Consulado pero temporalmente”. Pese a ello considera que normativas como las adoptadas por el Gobierno perjudican aún más a todas las personas que intentan buscar un trabajo fuera de España.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído