Alfonso Fernández Mañueco, candidato a la Alcaldía de Salamanca por el Partido Popular, acudía a su cita con las urnas a las 11:00 horas en el Colegio Padre Manjón. Acompañado de su mujer y su hija, la cual ejerció su derecho al voto por primera vez, resaltó ?que el día de las votaciones es el día más importante de la democracia. Aunque es reiterativo, hay que decirlo?.

Mañueco, una vez depositó las papeletas para elegir candidato a la Alcaldía y a las Cortes de Castilla y León, destacó la importancia que esta jornada tiene para los ciudadanos ?porque es el día en el que elegimos a los alcaldes de los municipios de toda España y a los presidentes de todas las comunidades autónomas?. Por otro lado, mostró su más sincero agradecimiento hacia los que colaboran en el desarrollo de esta jornada electoral como las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, las personas que componen las mesas electorales o los medios de comunicación.

Finalmente, invitó a la participación e hizo hincapié en la responsabilidad del voto. ?Hoy hay que demostrar que los ciudadanos ejercemos el derecho al voto con libertad, responsabilidad y sentido común?. Por otro lado, y aunque restan horas para conocer los resultados, Mañueco se mostró confiado de repetir como alcalde ?por el trabajo realizado durante estos cuatro años y la campaña. Confío en la responsabilidad y sentido común de los salmantinos.

Podemos niega el saludo Mañueco

Una de las anécdotas que ya ha dejado la jornada electoral ha tenido como protagonistas a Podemos y Alfonso Fernández Mañueco. Cuando el candidato a la Alcaldía de Salamanca por el Partido Popular entró en el lugar donde estaban colocadas las mesas electorales, procedió a saludar cordialmente a todos los presentes. Dos apoderados de Podemos, sin embargo, dejaron a Mañueco con el brazo extendido. Uno de ellos sí tendió su mano, aunque no le miró a la cara; el otro, directamente, le hizo saber al hasta ahora alcalde que se ahorrara el gesto.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído