El día después de las elecciones municipales llega el momento del análisis, de analizar datos y, sobre todo, ver quiénes salen reforzados de estos comicios y quiénes salen tocados. Porque, como en toda contienda competitiva, siempre hay vencedores y vencidos.
En el Partido Popular el alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, pierde enteros al perder el PP la mayoría absoluta por primera vez desde hace veinte años. Máxime cuando la lista de las Cortes de Castilla y León casi ha mantenido el tipo y en el conjunto de Castilla y León Juan Vicente Herrera roza la mayoría absoluta. 

También sufre los daños colaterales de la pérdida de la mayoría absoluta el hasta ahora concejal de Medio Ambiente, Emilio Arroita, quien después de varias legislaturas en el Ayuntamiento y antes como procurador en las Cortes de Castilla y León se queda sin cargo al no alcanzar el PP el concejal trece que ocupaba en la lista.

En cambio, sale reforzado Javier Iglesias, presidente provincial del PP, no sólo porque el partido gobierna en dos de cada tres municipios y es de las provincias donde el PP menos porcentaje de votos pierde. También porque los populares gobernarán de nuevo la Diputación con mayoría absoluta.

En el Partido Socialista, el candidato a la Alcaldía, Enrique Cabero, se postula como alcaldable si recibe el apoyo de Ganemos y Ciudadanos, pero después de obtener el peor resultado del PSOE en la capital desde la vuelta de la democracia, con el menor número de votos.
El secretario provincial del PSOE, Fernando Pablos, también sigue cotizando a la baja porque la candidatura a las Cortes de Castilla y León ha perdido otro procurador, quedándose en tres. En cambio, sube enteros su secretario de Organización, José Luis Mateos, que ha sido el principal encargado de la campaña electoral en los pueblos, logrando más alcaldías, más concejales y ayuntamientos tan importantes como Vitigudino, Peñaranda de Bracamonte, Villamayor de Armuña y La Alberca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído