Rubén Morán: “Guijuelo debe dejar de parecerse a un pueblo para parecerse cada vez más a una ciudad”

 Rubén Morán: “Guijuelo debe dejar de parecerse a un pueblo para parecerse cada vez más a una ciudad”
Rubén Morán: “Guijuelo debe dejar de parecerse a un pueblo para parecerse cada vez más a una ciudad”

Es el soplo de aire fresco de la campaña guijuelense. Frente a dos candidatos con experiencia y en el municipio donde el PP ganó hace cuatro años con mayor distancia sobre sus rivales, Rubén Morán  ha realizado una campaña de proximidad haciendo llegar a la ciudadanía propuestas como la de la puesta en marcha del Consejo Consultivo municipal o una rehabilitación integral del municipio a largo plazo para lograr hacer de la villa guijuelense un lugar en el que no solo se vaya a trabajar.

-¿Cuáles son los ejes de su programa electoral?
-Los ejes principales de nuestro programa son tres: regeneración democrática y transparencia municipal, acción social y empleo y una nueva visión de futuro para Guijuelo que conlleva un ambicioso plan urbanístico. 

El primero de los ejes incluye el acercamiento de la administración municipal a la ciudadanía con la creación de un Consejo Consultivo municipal, el cambio de horarios de los plenos y la emisión en directo de los mismos, así como la publicitación de todas las actividades llevadas a cabo, de la contratación y de los salarios y dietas de los administradores públicos. 

El segundo lo abarcamos desde dos frentes, uno es la reducción del gasto público, pero no con más recortes al ciudadano, sino con recortes en las partidas superfluas y en los grandes proyectos de cara a la galería pero que no aportan nada al vecino de a pie, así como evitar las fugas de capital incontroladas. Logrando esto, conseguiremos revertir lo ahorrado en los contribuyentes reduciendo el IBI y congelando le resto de impuestos y tasas, además de crear ayudas directas para las familias que lo necesiten en educación, alimentación y energía. 

El último de nuestros pilares, es el lavado de cara que necesita Guijuelo. Este municipio debe dejar de parecerse a un pueblo para parecerse cada vez más a una ciudad, con zonas residenciales donde apetezca y sea agradable salir a pasear y relacionarse al aire libre. Además, proponemos una reordenación del tráfico rodado, cuyo cambio más significativo sería la conversión en una vía de un solo carril la travesía principal de la localidad, rehabilitando el camino lateral para absorber el tráfico en el otro sentido.

-¿Cuál será la primera medida que adopte si logra hacerse con la Alcaldía?
-Es una pregunta difícil de contestar, puesto que pensamos que hay muchas cosas urgentes que realizar? dudaría entre crear el Consejo Consultivo Municipal, la redacción y publicación de una ordenanza municipal sobre sueldos y dietas de alcalde y concejales o el meternos de lleno con la empresa pública GSM Guijuelo y la Fundación Villa de Guijuelo, de las cuales desconocemos su funcionamiento, organigrama y, lo que es más importante, sus presupuestos y dónde y de qué manera se gasta el dinero que en ellas se invierte puesto que pueden ser uno de esos agujeros negros por los que se esfuma el capital del que hablábamos antes. Creo que si tuviera que quedarme con alguna de las tres, diría que esta última.

-¿Qué modelo de ciudad tiene en mente?
-El futuro Guijuelo es uno de nuestros pilares básicos. Creo en un Guijuelo en el que la gente no sólo venga a trabajar sino también a pasar el día, a conocer el municipio, a saborear su gastronomía y, por supuesto, que venga también a vivir. Para ello proponemos una rehabilitación integral del municipio a largo plazo, puesto que es mucho lo que hay que hacer: adaptar aceras y locales para minusválidos, repavimentación de calles, creación de nuevos viales, renovación de redes, carril bici, nuevas y mejores zonas verdes, una red wifi municipal? la lista es larga la verdad.

-A priori tanto usted como el candidato del PSOE son los que lo tienen más difícil. Deben desbancar al alcalde más votado de Salamanca en 2011 cuando arrasó en las urnas con casi un 80 % de los sufragios, ¿cómo se convence al electorado de que es necesario un cambio?
-Guijuelo es una plaza complicada, sin ninguna duda, pero el cambio es necesario. La gente tiene que ver que una manera distinta de hacer las cosas es posible para volver a recobrar la confianza en la clase política pero para ello hay que cambiar, y cambiar de verdad.
 En 2011, la situación del país favoreció en gran medida los resultados obtenidos por el actual gobierno, al igual que en el resto del territorio nacional. Esta vez la cosa se les ha vuelto en contra a ellos pues la gente se da cuenta que con los populares ha sido más de lo mismo, o incluso peor. 

Pero pensar que el mal hacer de unos nos va a favorecer a nosotros es un error. Hemos hecho una campaña muy cercana a los guijuelenses, nos hemos acercado al mercadillo, a los colegios, a los parques y a otros muchos sitios para poder escuchar de primera mano, y contarles en directo. Nos hemos acercado a la calle, que en definitiva es lo que se tiene que hacer, estar de verdad cerca de la gente.

-Dado el cambio que ha experimentado la política en estos últimos años, ¿le sorprende el hecho de ser la única alternativa al bipartidismo en Guijuelo?  
 -Sí y no al mismo tiempo. Me sorprendió al principio ver que no había movimientos de otras fuerzas políticas aparte de las dos de siempre y nosotros, puesto que si nos fijamos en otros municipios similares, las opciones se duplican, como en Béjar o Ciudad Rodrigo. Sin embargo, después de lo mucho que nos ha costado componer la candidatura, me ha parecido algo bastante lógico. Y no nos ha costado porque no hubiera gente que quisiera participar en el proyecto, puesto que el programa se ha elaborado entre un grupo de seis personas, todas ellas de Guijuelo. Pero las presiones externas y el miedo a posibles represalias en su entorno, han conseguido que ninguna de ellas quisiera aparecer en las listas finalmente. No obstante, sin ellas no existiría este proyecto y les estoy muy agradecido por su aportación. Nuestro triunfo será sin ninguna duda el suyo.

Es precisamente ese miedo al qué dirán y a lo que pueda pasar lo que más me ha sorprendido de esta campaña.

-¿Qué le ha transmitido el tejido social con el que se ha reunido a lo largo de las últimas semanas?
-La mayoría de la gente transmite su desilusión con la clase política y creen que todos somos el mismo perro pero con distinto collar. La verdad es que es muy difícil convencer a la gente tan siquiera de que es importante que voten. Pero deben entender que si no están a gusto con lo que hay, deben participar en el cambio, lo que se puede hacer de dos maneras: directamente participando en una de las listas como hice yo, o indirectamente acudiendo el 24 de mayo a votar y, por supuesto, votando a UPyD.

-¿Qué otros ámbitos debería fomentar Guijuelo al margen de su potencial como productor en el mercado del ibérico?
-Guijuelo tiene mucho que ofrecer aparte del jamón. Disfruta de una posición estratégica entre zonas de gran atractivo turístico como son las Sierras de Béjar y Linares y la capital. La propia comarca ofrece lugares muy interesantes como Los Santos, Puente del Congosto o Salvatierra. El municipio debe participar en ofertas turísticas integrales, dando a conocer su cultura y gastronomía particulares. Además, podría convertirse en un centro logístico debido a su cercanía a Portugal y Extremadura, ayudado de su orografía llana que permite ampliar las zonas industriales.  

-¿Le preocupa que la zozobra en su partido a nivel nacional pueda llegar a afectar a lo local? 
-Por supuesto que la situación a nivel nacional afecta a nivel municipal, y pensar lo contrario es autoengañarse. Pero caer en la desesperación por esos hechos es el camino fácil. Lo único que ha conseguido la situación a la que te refieres es que nos esforcemos aún más en llegar a la gente, en hablar con ellos y en dejarles claro lo que buscamos. Hace poco una señora en un reparto a la puerta de uno de los colegios municipales me dijo que le gusta lo que contamos pero que no nos votaría porque no le cae bien Rosa Díez. Le contesté que, en realidad, Rosa Díez no se presenta para la alcaldía de Guijuelo, que quien lo hace soy yo y que era yo el que la tenía que convencer y caer bien. Al final me dijo que nos iba a votar. Ese voto realmente ya ha merecido todo nuestro esfuerzo

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído