Vecinos por Salamanca ha dado a conocer, en la mañana de este lunes, su plan de urbanismo. Chema Collados, cabeza de lista para optar a la alcaldía, ha explicado que quiere una ciudad para las personas y con más zonas verdes. Una ciudad participativa ?que sea lo que la gente piensa que debe de ser?. En primer término, Collados ha esbozado que su plan apuesta por una ciudad accesible ?donde sea fácil moverse?. Sobre todo para personas con discapacidad y los niños. ?Las personas deben de estar por delante de los vehículos?, aseguró por otra parte a la vez que adelantó que promoverá el uso integrado del transporte por autobús urbano y taxi. Por otro lado, Chema Collados dio a ver la necesidad de la construcción de un parking en el centro de la ciudad por ser la zona donde más difícil se aparca. De la misma manera dijo apostar ?por dar facilidades para el aparcamiento?.

En relación a los barrios, desde Vecinos por Salamanca piensan que cada uno de ellos deberá contar de las infraestructuras necesarias para la prestación de servicios que tengan que ver con las ramas de la educación, la sanidad, la cultura y el deporte. También indicó lo necesario de llevar iniciativas parecidas a las llevadas a cabo por el Barrio del Oeste al fin de dinamizarlos. ?Todos los barrios de Salamanca deberían contar con un centro de salud, guarderías, colegio, biblioteca, instalaciones deportivas? No puede ser que los vecinos de Zurguén tengan que desplazarse a San José para ir al centro de salud. Es competencia de la Junta, pero el alcalde a la cabeza tiene que lucharlo?. En suma, Collados añadió que las viviendas de protección oficial no deberían construirse como ?guetos? y afirmó que deberían estar esparcidas por toda la ciudad ?para que no haya una Salamanca A y una Salamanca B?. Finalmente, Vecinos por Salamanca, en palabras de Collados, cree que ?no es necesario que Salamanca crezca más?, en alusión a un plan de aprovechamiento de viviendas vacías.

Plan de urbanismo de Vecinos por Salamanca

-Una ciudad accesible para todos, con una ordenanza de accesibilidad integral, que facilite la mayor autonomía de personas con discapacidades motoras, sensoriales y cognitivas. Asimismo, hemos hecho nuestra la visión de Francesco Tonucci sobre la Ciudad de los Niños, porque un ecosistema urbano que cuide de los niños, a quienes se considera muy vulnerables, también estará muy bien preparada para cuidar del resto de sus habitantes.

-Las personas antes que los vehículos particulares. Primar los usos compartidos de las vías sin poner en riesgo la integridad de los viandantes y facilitado la convivencia en la calle. Potenciar los desplazamientos a pie, en transporte público y en bicicleta. (Se puede conseguir limitando velocidades, creando calles de uso compartido y otras estrategias que ya están en funcionamiento en otras ciudades. Además, los barrios tienen derecho a calles peatonales, y no son necesarias obras, sólo voluntad. En las vías con un tráfico más convencional, mejorar la visibilidad de pasos de peatones y crear carriles para Bus-taxi.bici. Con realismo necesario, contemplamos aparca¬mientos disuasorios con buenas conexiones de transporte público y facilidades de aparcamiento para los residentes en cada zona, incluso con la creación de aparcamientos cuando sea necesario)

-Cada barrio, con todos los servicios que permitan a sus vecinos poder acceder a la sanidad, la educación, la cultura y el deporte sin salir de la zona, así como con una dotación comercial básica para el día a día. Los espacios, además, deben tener usos múltiples para sacarles todo el rendimiento. (Dado que el Ayuntamiento regula los usos del suelo, tiene el poder y el deber de hacerlo en beneficio de los vecinos y sus necesidades).

-Población heterogénea en todos los rincones. Con actuaciones que faciliten la mezcla intergeneracional de población en cada barrio, y que permitan existencia de personas de todo nivel económico en todos los barrios, incluida la zona centro. (Crear VPO en régimen de alquiler puede facilitar esto de una manera mucho más justa que las que se construyen para su venta).

-No hacer crecer la ciudad más de lo que crezca su población. Es un contrasentido que una ciudad que pierde población no deje de crecer en extensión. Resulta más caro llevar todos los servicios cada vez más lejos y obligar a desplazarse a los residentes para acceder a los que no pueden llegar. (Para ello es fundamental favorecer la rehabilitación integral de barrios y donde no sea necesario o posible, edificios y de viviendas concretas para optimizar su uso y que no terminen vacías).

-Cada barrio, su personalidad. A la hora de diseñar abordar las distintas necesidades e infraestructuras de cada barrio, hay que tener en cuenta sus características, su idiosincrasia. Se trata de potenciar el valor de lo distinto, porque eso precisamente puede ser su atractivo. En este sentido, el Barrio del Oeste ha sabido convertir la cultura en motor de cambio. La pintura artística de las fachadas y otras muchas iniciativas culturales y comerciales han ido de la mano para revitalizar la zona e incluirla en los circuitos turísticos. Otros barrios pueden encontrar ese potencial en el deporte; el urbanismo, la etnografía, la literatura (Tejares con su pesquera, vinculadas al Lazarillo de Tormes)? entre otros muchos ejemplos. Para ello habría que proteger y conservar algunos de los edificios del pasado que son señas de su identidad (dotándolas de los servicios de nuestros días), a pesar de que en la actualidad no sigan los dictados de las modas constructivas. En esta línea, las casas de La Vega, las viviendas unifamiliares de San Bernardo, las viejas casas de Pizarra de Pizarrales, las viviendas sociales de Garrido, entre otros, no pueden desaparecer y borrar la memoria de cómo ha ido creciendo esta ciudad.

-El centro de la ciudad, para disfrute de salmantinos y turistas. Los residentes deben contar con al menos una dotación mínima comercial para el día a día. El Patrimonio tiene que ser rehabilitado y reforzado siguiendo los consejos de la UNESCO y se debe fijar población en el barrio histórico. En este sentido, nuestras líneas programáticas en materia de Patrimonio tienen por objetivo:

-Convertir el patrimonio en un motor de desarrollo económico y cohesión social.
-Recuperar el centro histórico como espacio de vida vecinal
-Revertir la orientación ?fachadista? de la actual gestión. Propuestas:
-Presentación de un plan de gestión de la zona histórica, abierto a debate y participación social que establezca las líneas directrices de la política patrimonial, garantizando el respeto tanto a los bienes protegidos como a sus entornos.
-Plan de recuperación de los solares vacíos en el centro histórico.
-Programa de eliminación del cableado visible en monumentos y calles patrimoniales.
-Plan de adecuación de la cartelería comercial y rótulos en las fachadas.
-Plan de revisión de los edificios históricos, con el fin de prevenir situaciones de deterioro avanzado o de ruina, instando a los propietarios a actuar cuando sea necesario.
-Revisión de la ordenanza de terrazas para equilibrar el espacio destinado a prácticas hosteleras y la zona libre de paseo, especialmente en las calles más conflictivas (Rúa, Meléndez?)
-Revisión de las condiciones de carga y descarga, adecuando los horarios a los usos de las calles e impidiendo la circulación de vehículos pesados.
-Verdadero reglamento de uso de la Plaza Mayor que reduzca al mínimo las actividades que se lleven a cabo en el interior del monumento.
-Traslado de todas las dependencias municipales que se encuentran en la Casa Consistorial al edificio de Íscar Peyra, reestructurando el espacio existente con el fin de crear un espacio de participación ciudadana, movimientos sociales y uso cultural
-Plan de estímulo de pequeño comercio y diversificación de la actividad empresarial
-Plantear el uso público de los restos prerromanos de la calle La Rúa: Centro de interpretación del Teso de las Catedrales
-Plantear el uso público del Huerto de las Adoratrices, como prolongación del Parque de San Francisco.

Reinyección de naturaleza

-Recuperación de espacios para parques y jardines en zonas de alta densidad de construcción. En la actualidad hay muchos barrios, como es el caso del Barrio del Oeste, que apenas cuentan con este tipo de lugares de esparcimiento tan necesarios para mantener más limpio el aire como para suavizar y humanizar la ciudad. No se puede desaprovechar cada oportunidad en que haya instalaciones de uso público en desuso y se vaya a acometer una intervención sobre ellas para recuperar todo o parte del suelo que ocupan para crear espacios vivos, armonizados con la orografía y la construcción del entorno, y apostando por lo autóctono y fácil de mantener. Hay que huir de las plazas duras, adoquinadas y sin sombras que han imperado en los últimos años y tratar de ir mejorándolas en este sentido.

-Apuesta por la naturaleza frente a la desnaturalización. En la ciudad quedan pocos rincones en los que se muestre la naturaleza de la forma menos transformada por el hombre posible y que alberguen ricos ecosistemas. Un ejemplo es toda la ribera del Tormes y el arroyo del Zurguén. La protección de estos valores tiene que primar en todas y cada una de las actuaciones en toda su extensión. Las intervenciones deben ser lo menos agresivas que sea posible, respetando el relieve (con la única excepción de facilitar la accesibilidad en puntos concretos), la fauna y la flora existentes y si hay que plantar nueva vegetación, siempre especies autóctonas. En otros grandes espacios verdes las líneas de actuación deben ser parecidas. Pavimentar no es acometer una mejora de estos espacios en ningún caso.

-Huertos urbanos y vecinales. Cualquier espacio puede ser válido para dar a los vecinos este servicio, tanto pequeños solares de los barrios procedentes de las transferencias urbanísticas en los barrios, como extensiones de mayores dimensiones en zonas cercanas al río en las que no está permitido construir y no son meramente la ribera. Estos espacios pueden gestionarse por uso compartido para toda una zona, o pequeñas parcelas que se sorteen anualmente. Dependerá de la extensión y el interés que muestren los residentes y colectivos de cada zona, entre otras cuestiones.

-Primar la bioconstrucción y la construcción bioclimática, así como el uso de energías renovables en las nuevas construcciones. A través de rebajas en determinados permisos de construcción o tasas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído