A pesar de las subidas experimentadas en el precio de los terneros, no debemos olvidar los elevados gastos que el ganadero tiene por el alto precio al que se encuentra el pienso y que reduce considerablemente su margen de beneficio, ya de por si bajo.

El beneficio que se consigue de la venta se va en la alimentación.

Si a mayores tenemos en cuenta el retraso de las primeras precipitaciones y con ello de la aparición del pasto, hace que el gasto de las explotaciones ganaderas sea aún mayor por la suplementación en alimentación a base de piensos y forrajes.

Autorizado el segundo pago del anticipo de las ayudas directas de la PAC para Castilla y León con la transferencia de los fondos por parte del FEGA, los ganaderos de la provincia ven con mucha incertidumbre la situación del sector, cada vez más complicada, con menor rentabilidad y con una reforma de la PAC abierta que deja muchas dudas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído