Agentes medioambientales piden a la Junta armas o medios para protegerse

Denuncian la indefensión del colectivo y reclaman a la Administración que afronte los gastos de su asistencia jurídica  

EP

11 Comentarios

 Agentes medioambientales.jp g
Agentes medioambientales.jp g

  

El colectivo de agentes medioambientales de Castilla y León ha reclamado a la Junta cambios normativos para contar con medios de protección, armas incluidas, con las que defenderse de posibles agresiones y que la Administración regional afronte los gastos de su asistencia jurídica, no solo de defensa sino en aquellos casos en los que decidan personarse como acusación particular.

Tales reivindicaciones las ha trasladado el colectivo al Comité Intercentros de Seguridad y Salud  Laboral reunido esta mañana y, al mismo tiempo, a pie de calle mediante la celebración de sendas concentraciones, una de ellas protagonizada, en unidad de acción, por UGT, CCOO y CSIF ante una puerta de la sede de la Presidencia de la Junta sita en el Paseo de Zorrilla y la otra desarrollada por USCAL, que ha preferido hacerlo en solitario ante la puerta principal del mismo edificio administrativo.

 Las movilizaciones, en las que de forma global han participado cerca de 140  tenían por objeto solidarizarse con el compañero de Valmala (Burgos) cuya vivienda fue tiroteada el pasado día 15 de septiembre y a la vez denunciar la situación de indefensión en la que trabaja el colectivo.

 Entre los concentrados, el sindicalista de UGT Ricardo Vallecillo, ha exigido a la Junta cobertura jurídica de los agentes no solo de defensa sino también para que éstos puedan personarse como acusación particular -tal circunstancia no está regulada- y, en el caso del afectado, que la Administración autonómica cubra los gastos de ayuda psicológica u otros que pudiera precisar.

"Necesitamos cambios normativos para que, entre otras cuestiones, a los agentes medioambientales se les reconozca también la condición de agentes de la autoridad no solo de uniforme sino sin él, como ocurre con los agentes de la Guardia Civil, pues el compañero cuya casa fue tiroteada se encontraba fuera de servicio cuando ocurrieron los hechos", ha recordado el representante de UGT.

 Vallecillo advierte de que los agentes medioambientales se encuentran expuestos a un enorme peligro de sufrir un atentado al tener que enfrentarse en ocasiones a personas armadas y "desalmados", "y por ello es necesario acometer cambios que supongan un respaldo a un colectivo que se encuentra distribuido por el territorio y al alcance de cualquier agresión dentro y fuera del trabajo". 

En el caso del compañero que recibió el pasado día 15 de septiembre varios disparos en una ventana  de su vivienda en Valmala, el sindicalista apunta la posibilidad de que los hechos guarden relación con la denuncia interpuesta hace unos meses por una infracción a la Ley de Incendios por realizar unas quemas de rastrojos.



Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído