La sequía ha golpeado con fuerza las cosechas salmantinas con descensos de hasta un 58% de media en la producción de cereal que, en el caso de las cebadas, es de un 45%. Así lo pusieron de manifiesta los responsables de Asaja Salamanca, con su presidente Luis Ángel Cabezas al frente, quien aseguró que los profesionales del campo, además de mirar al cielo, también están pendientes de la situación de Ucrania pues si los agricultores locales deciden dar salida a su stock de grano podrían provocar una inestabilidad mundial de los precios y hacer daño a un sector que ya en 2013 vio mermada la rentabilidad de las explotaciones.

 

El máximo responsable de Asaja en Salamanca señaló que las estimaciones sobre la producción nacional tienen este ejercicio una tendencia bajista pues se calcula que se perderán en torno a un 20 por ciento de la cosecha para llegar a las 13.750.000 toneladas. En Extremadura o Castilla y León esa bajada es más acusada, hasta llegar al 30% de reducción -con provincias como Salamanca o Ávila en la parte baja- , al igual que Castilla La Mancha o Aragón. En el extremo opuesto, provincias como Palencia, Burgos o Vitoria registran buenos datos de cosecha.

Sementera irregular

Según explicó el vicepresidente de Asaja Salamanca, José Miguel Sánchez Carabias, la sementera comenzó este año “de manera irregular” debido a la aleatoriedad de las zonas y la intensidad de las lluvias. Además de no haber homogeneidad en las labores de siembra, el uso de helicóptero en algunas zonas “no fue la mejor opción”. A todo ello se suma, apuntó, una primavera “complicada” pues el exceso de calor en abril “propició la aparición de plagas de hongos” y, debido a ello, la rebaja de la cosecha de trigo. En comarcas como la de Peñaranda, la bajada ha sido de cerca de un 70% mientras que en Salamanca la reducción es del 40%. Ambas son las zonas de la provincia en las que más cereales se siembran.

 
Por su parte, otro de los vicepresidentes de la organización agraria, Juan Francisco Recio, hizo hincapié en el análisis de los cultivos de lentejas y garbanzos. Mientras que, sobre estos últimos, únicamente apuntó que son 3.000 las hectáreas plantadas en Salamanca pero todavía no se pueden extraer conclusiones, de las primeras señaló que la provincia cuenta con 1.200 hectáreas sembradas y se calcula que de cada hectárea han podido obtenerse 700 kilos. Los precios pueden fluctuar bastante, avanzó Recio, pues en zonas como Castilla La Mancha, la de mayor producción, “allí la temporada ha sido muy mala y las lentejas no han cogido el tamaño necesario”. A nivel local, uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la lenteja salmantina es la superpoblación de palomas en la capital “pues se van al campo a comer lentejas y tienen asfixiada la zona de La Armuña donde ha destrozado parcelas completas”.

Contratación de seguros

 
Finalmente, los responsables de Asaja incidieron en la necesidad de tener contratados seguros agrarios que ayuden a paliar las consecuencias de años poco propicios como el actual. En Salamanca, matizó Cabezas, no se llega al 20% de superficie asegurada mientras que en otras zonas de la región ese porcentaje aumenta hasta el 90%. “Aquí no hay conciencia de asegurar y deberíamos hacerlo para que un año como este no se tradujera completamente en pérdidas”, remarcó Cabezas quien reconoció que los costes del seguro “son elevados” pero ante años así “compensaría”.
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído