El presidente provincial de ASAJA, Vicente de la Peña, reitera que es necesario erradicar la presencia de cánidos en las zonas de pastoreo para evitar pérdidas animales y problemas sanitarios. Por este motivo, la organización agraria entregará carbón al consejero de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván, por su "gestión equivocada" en la problemática de los ataques de lobos en la Comunidad, con clara incidencia en la provincia de Salamanca, sobre todo por las comarcas de Vitigudino y Ciudad Rodrigo, donde son contínuos los ataques a la cabaña de ovino.

 
Además, Asaja registrará un escrito de protesta en la Consejería para pedir “lo que la ley asiste a los ganaderos”, y es que en los últimos años se ha contabilizado un mayor número de ataques de lobos “que han propiciado grandes perjuicios económicos a los ganaderos”. Por ello, plantea que se cambie la filosofía del Plan del Lobo, es decir, que se desarrolle en aquellas zonas donde no existe pastoreo, “porque ambos son incompatibles”. “Nosotros no decimos que en Castilla y León no haya lobos. Tiene que haberlos, pero donde no pasta la ganadería”, reiteró.
 
En este sentido, aseguran desde ASAJA que la Administración no puede permitirse que “haya tantos lobos donde la ganadería tenga mucha presencia, porque se comen a los animales”. En esos lugares, plantea la posibilidad de erradicar a las camadas de cánidos, pero también volver a la práctica que se llevaba a cabo en estas zonas antes de la enfermedad de las ‘vacas locas’: “Las vacas, ovejas o cabras, que fallecían por edad o sacrificados por cojeras y otras causas y que carecían de problemas sanitarios, servían para alimentar a la fauna salvaje. Ahora, como estos animales se retiran, los lobos tienen que atacar a los vivos para alimentarse”, argumentó. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído