Casi la mitad de los autónomos que la región perdió los últimos 12 meses eran agricultores y ganaderos

 Casi la mitad de los autónomos que la región perdió los últimos 12 meses eran agricultores y ganaderos
Casi la mitad de los autónomos que la región perdió los últimos 12 meses eran agricultores y ganaderos

Del saldo negativo de 2.100 autónomos menos, 941 (44,81%) eran agricultores y ganaderos, por lo tanto casi la mitad del descenso del número de autónomos de la región lo soporta el sector primario.

Este alto porcentaje de agricultores en las estadísticas de autónomos que abandonan la actividad, a los que habría que sumar los numerosos autónomos de otros colectivos profesionales (comerciantes, talleres, servicios profesionales, hostelería, etc.) que tenían su negocio en el medio rural y se han visto obligados a cerrar las puertas “subrayan que el tejido autónomo de Castilla y León es principalmente un tejido rural, algo que con frecuencia olvidan las administraciones a la hora de diseñar políticas y medidas que afectan a estos profesionales”, apuntan ASAJA y ARTACYL, la Asociación Rural de Trabajadores Autónomos de Castilla y León.

Sobre el censo de autónomos agrarios, la reducción respecto a la situación de doce meses antes es de una caída del 2,13%, al pasar de 44.255 a 43.314 cotizantes. Por provincias, los descensos más acusados se dan, por este orden, en León (307 autónomos agrarios menos), Zamora (151), Burgos (123), y Salamanca (105).

En cuanto a la distribución por géneros, las mujeres representan un 21,25% del conjunto de profesionales agrarios autónomos de Castilla y León. Excluyendo al sector agropecuario, del resto de autónomos de la región el 32,9% son mujeres y el 67,1% hombres.

A pesar de todo, las cifras en su lectura agraria son ligeramente “mejores” que las de los últimos años, dado que la pérdida de autónomos agrarios en el último lustro ha sido de un 16,77 por ciento, lo que significa que cada año de los últimos cinco se redujo el número de agricultores autónomos en 3,35 puntos, porcentaje superior al de este año 2011. Pero ASAJA no puede estar satisfecha con unos números que ponen de manifiesto que los jóvenes que se incorporan no son suficientes para relevar a los que abandonan la actividad, que en la mayoría de los casos es por alcanzar la edad de jubilación. En opinión de ASAJA, el campo no está acogiendo a personas que se quedan sin trabajo en otros sectores, en parte porque no tiene capacidad para ello y porque para ser agricultor hay que hacer fuertes inversiones que están al alcance de muy pocos. Lo que si se está detectando es menor gente que abandona hacia otros sectores y más jóvenes hijos de agricultores en activo que suceden a sus padres, lo que se traduce en que la caída de cotizantes agrarios a la Seguridad Social no sea tan acentuada.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído